Belicismo de reconciliación en ‘El único superviviente’

Uh Rah Marines!! Y a partir de ahí, dos horas de confrontación bélica sin sentido (no me extraña que EEUU pierda casi todas las guerras en las que participa desde hace décadas, si planean intervenciones tan alocadamente descoordinadas, como las que muestra este film) para que al final nos quedemos con la sensación de que nos hayan dado gato por liebre: la película parecía un blockbuster guerrillero poco interesante y resulta que al final la cosa no está tan mal. Cómo puede ser? Por Peter Berg

Vayamos por partes, que ya os estaréis tirando de los pelos pensando que en NHN nos hemos vuelto locos. ‘El único superviviente’, una buena película? Pues si pero no. Veréis…

Partimos de la premisa de una historia basada en hechos reales, lo que ya es un punto negativo con los tiempos que corren, pero pasamos por encima de este detalle cuando la ambientación pulcra del inicio y la constante cercanía con la que Berg coloca la cámara, nos situa ante una historia solvente.
Entonces empiezan los discursos, el patriotismo para la galería, el amasijo de clichés y el paroxismo militar que la historia conlleva. Sobre todo si la cuenta un yanqui. Sobre todo un yanqui de los Marines. Pero entonces ahí vuelve a aparecer Berg. Su excesivo americanismo le delata pero su hábil mano con la narrativa fílmica de dinamismo endiablado, compensa el ungüento beligerante con el que nos quiere untar el bueno de Peter. Su mensaje apesta, pero que bien rueda el jodío…

[img_reflect_center src=”http://www.elninhonaranja.es/wp-content/uploads/el_unico_superviviente_01.jpg” title=”Belicismo de reconciliación en ‘El único superviviente'”]

‘Very bad things’, ‘Hancock’ o ‘La sombra del reino’ (dejo expresamente fuera de la lista a ‘Battleship’) eran películas regulares, pero bastante bien filmadas. La escena (media película en realidad) de la huida monte arriba de esta, se destapa como uno de los mejores momentos de acción del cine actual y eso, para un espectador sin pretensiones y con la cabeza en su sitio, puede ser suficiente como momento cinéfilo entretenido. No le busquéis más, la película no tiene más que aportar.

Esto no es ‘Black Hawk derribado’, ni ‘La noche más oscura’ ni mucho menos ‘Jarhead’, pero es que eso ya estaba claro desde el principio, desde el título (spoiler que te crió) y desde la elección del protagonista. Mark Wahlberg, como Colin Farrel, como tantos otros, está encajado en su papel y con eso es suficiente. Mención especial merecerían los secundarios, mucho más eficaces en la tarea referida por Berg de aportar un poco de humanidad y credibilidad a la interpretación (Ben Foster, por ejemplo), pero en eso también falla el director por ser él mismo.

Porque sus chicos perdidos, sus soldaditos de plomo son bastante artificiales y en seguida caes en la cuenta de que los buenos no son siempre los que te dice la película que lo son. Eso ya lo aprendimos con Rambo. No hace falta dar clases de ciencias políticas ni algún master en periodismo geoeconómico, para entender de que por donde va el conflicto, no es por donde aquí van los tiros, pero, eh, Peter, gracias amigo. El descenso extremo de los Marines por esa colina maldita y la reconfortante foto final del metraje (la de 2010) hacen que te acuerdes de que lo importante son las personas y que los discursos subidos de testosterona, deben resbalarnos.

 
 

Película: El único superviviente
 
Dirección: Peter Berg
Guión: Peter Berg, basado en el libro de Marcus Luttrell y Patrick Robinson
 
País: USA Año: 2013
Duración: 121 min Género: Biopic, bélico, drama
 
Interpretación: Mark Wahlberg (Marcus Luttrell), Taylor Kitsch (Michael Murphy), Ben Foster (Matt “Axe” Axelson), Emile Hirsch (Danny Dietz), Ali Suliman (Gulab), Eric Bana (Erik Kristensen), Alexander Ludwig (Shane Patton)
 
Música: Steve Jablonsky y Explosion In The Sky
Fotografía: Tobias Schliessler
 
Distribuidora: eOne Films Spain
Estreno en España: 1 enero 2014
El único superviviente

Chisco

desde Granada



¿Quiéres saber más de mí?
Todas mis entradas    |    Ficha de autor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *