No todo es porno en ‘About Cherry’

Partiendo de una idea básica, basada en que a todos y cada uno de nosotros nos encanta el sexo, se desata una hilera de cuestiones que tienen más bien poco que ver con el concepto primario en la práctica, un concepto que traspasa la frontera entre lo que significa follar y lo que supone para otros en campos distintos del terreno de juego. Hemos alcanzado la cúspide de nuestras pretensiones, en teoría, hemos progresado en el eterno debate sobre la tolerancia y la apertura social, dicen, pero… ¿cuál sería vuestra reacción si os digo que existen personas a las que lo único que les pone cachondos es el dolor? Iré más lejos ¿qué diríais si os revelo que hay personas que se ganan su pan de cada día ofreciendo entretenimiento para esa clase de gente? Lo más natural para algunos tras lanzar al aire estas preguntas sería la de buscar en su fuero interno y decirse a sí mismo “mierda, no puedo quedar en mala posición,  ¿quién soy yo para juzgar a nadie por sus preferencias?”, a lo que daría como resultado un falso alegato de aceptación, asentado de mala manera sobre la animadversión más rotunda e inequívoca, como afirmar ser benevolente con los homosexuales y apartar la mirada cuando estos proceden a besarse, el mismo espejismo de reticencia, una y otra vez.

Para los que no lo sepan, que habrá quien sí, el porno va más allá de petardas.com, esta industria, como todas las demás, abarca sectores amplios y recónditos para asistir la demanda de un público cuyo criterio, al igual que los que consumen música o cine de forma aleatoria o fija, se mide por su exigencia. En una sociedad que ya esgrime la libertad de opinión como si de una verdad testada se tratase, lo único que les queda a estos pobres diablos alejados de la mano del señor es volcarse en el intento de satisfacer los placeres ocultos y vetados a la mayoría imperante con el objeto de que, ni más ni menos, se den el gusto de correrse con aquello que ansían disfrutar. No es más normal, y menos en un país donde en algunos estados solo está legalizada la postura del misionero, conformarse con la parafernalia habitual entre “polla y vagina” e incluso “polla y ano”, la sexualidad es una expresión de nuestras facultades, una extensión de nosotros mismos y de nuestra capacidad de dar y tomar placer mediante nuestro físico, es incluso una motivación que, en términos adecuados, puede llegar a inspirar al arte y a los artistas (y lo hace, a tutiplén), y al igual que en cualquier tipo de arte, las limitaciones y las fronteras son algo que está de más cuando sus intenciones no rebasan los ancestros que dividen la vida y la muerte del afortunado que se digna a tomar el paso de plasmarlo con sus propias manos.

‘About Cherry’ no profundiza en casi nada de todo esto, pero deja entreabierta la puerta para quien sienta curiosidad al respecto. Esta es la historia de una adolescente que habita en el corazón de América, estancada en un alcoholismo paternal que no va a hacerse de cargo de cuidarla, y mucho menos, de encauzar su futuro ni apoyarla siendo ese el que ella decida. Sin dar más detalles acerca de su trama, diré que como película es una sorpresa con agallas que no se espera en absoluto, goza y padece de casi todos los tics que caracterizan al 90% de producciones indies estadounidenses, no ataca las normas de la narrativa ni se permite florituras excesivas o transgresoras, lo mágico del asunto es que no lo necesita, son sus intenciones las que la elevan y la convierten en algo rompedor y meritorio a partes semejantes. Destroza la gama de apariencias que condimentan nuestras ilustres personalidades con frialdad, mucha frialdad, es un jarro de agua congelada directo al corazón de la miseria moral a la par que un estupendo y desacomplejado retrato de lo que es y de lo que representa trabajar en esa empresa, más concretamente en Kink, principal responsable de la difusión de contenidos sadomasoquistas en la red, integrado por profesionales que se toman más en serio su labor que, probablemente, el resto de asociaciones dedicadas al mundo del porno. En el film es un leve contexto en realidad, pero es un orgullo que tome partido y lo defienda como lo que es: un empleo normal y corriente.

[img_reflect_center src=”http://www.elninhonaranja.es/wp-content/uploads/about_cherry_02.jpg” title=”No todo es porno en ‘About Cherry'”]

‘About Cherry’ se centra en las relaciones que complementan el viaje personal que realiza su protagonista, interpretados con soltura y naturalidad por una plantilla brillante, entre los que quiero destacar a dos secundarios: Lili Taylor como madre de Cherry, su rostro, refleja signos de años de brutalidad y frustraciones todavía no asimilados, que brotan con odio y detonan con nerviosismo de manera impredecible, por menos nominaron a Jacki Weaver. Y James Franco (acérrimo defensor de la causa, que ya produjo este mismo año un documental dedicado a Kink), paseándose con una tranquilidad pasmosa, como si no fuera con él la cosa, tragándose los esputos de la niña voluntariamente y demostrando una vez más que no tiene rival a la hora de dar la cara con proyectos que cualquier otro con su estatus rechazaría sin pestañear, una estrella de cine, señores, una jodida estrella.

Con la participación especial de alguna que otra diva del género como Lorelei Lee (uno que se informa), se abre camino un singular pedacito de agradable y (como diría Iker Jiménez), por que no decirlo, sexy entretenimiento, dirigido con alma y gracia por un novato llamado Stephen Elliott, que ya discurrió sin pena ni gloria entre el público con una película que mereció mejor suerte en los círculos donde se exhibió, los hay que no saben apreciar un buen culo aunque se lo aplasten en la cara.
 
 

Película: About Cherry
 
Dirección: Stephen Elliot
Guión: Stephen Elliot y Lorelei Lee
 
País: USA Año: 2012
Duración: 98 min Género: Drama
 
Interpretación: James Franco, Heather Graham, Dev Patel, Lili Taylor, Ashley Hinshaw
 
Música: Jeff Russo
Fotografía: Darren Genet

Distribuidora:
Estreno en España:

La vida secreta de Walter Mitty

Alejandro Millán

desde Madrid



¿Quiéres saber más de mí?
Todas mis entradas    |    Ficha de autor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *