‘A puerta fría’, juego cruel de medias verdades

A veces sorprende como las grandes joyas del cine español, pasan prácticamente desapercibidas, especialmente cuando los agoreros del patetismo ilustrado que engendra nuestro cine, gritan más alto. Creo que es necesario que el celuloide patrio disponga de Torrentes a los que echar mano, que haya títulos como ‘Fuga de cerebros’ o ‘Promoción fantasma’ para que haya potencia industrial que abra rendijas por las que se cuelen proyectos menores. Menores pero mejores, más profundos, más complejos, cinematográfica y narrativamente hablando. Títulos como ‘A puerta fría’, por ejemplo.

Que nos perdone Raúl Arévalo, por la alusión, aquí se le quiere mucho, pero la gamberrada de los fantasmitas de instituto es infumable. Volviendo al último trabajo de Xavi Puebla, nos adentramos otra vez en una temática laboral cruel y dramática, que encaja a la perfección con cualquier concepción contemporánea de existencialismo en sociedad. Donde pierde el ser humano su condición de ciudadano para ser soldado, a las órdenes del nuevo ejército mundial, el comercio competitivo, ya no de productos y servicios sino de nuestra propia alma.

La composición visual del filme es sencillamente inmejorable. Una factura narrativa acorde, en un guión repleto de silencios abiertos a la libre interpretación del espectador. No están para rellenar. Verdaderamente conviene asomarse a esta película como un ejercicio para recapacitar y porqué no, durante el metraje, encajar esos planos en nuestros pensamientos y permitir que le mensaje, mordaz y directo, cale.

Antonio Dechent, es uno de esos titanes interpretativos, explosivos y viscerales que más engatusan cuanto más se desatan. En ‘A puerta fría’ está desatado y desbocado, desde el traumático abismo de la autocontemplación crítica, como hasta el éxodo existencial que su personaje asume cada nueva entrevista y reunión que realiza. Otro apretón de manos, otra tarjeta de visita, otra cara que deberá recordar aunque con ello le reste espacio nemotécnico a sus propios hijos.
Cabría esperar que nuestro cine, siempre naufragando en los constantes dramas de nuestro tiempo, se hiciera pomposo en sus mensajes más incisivos, la política, la crisis, la insatisfacción vital de un vecindario que se va por el desagüe… Xavi Puebla sabe pese corta experiencia concebir cada plano como una radiografía espontánea en la que su cámara sólo asiste, no comprime y permite que la expresividad de sus actores y el habilidoso trenzado de frases a medio decir hagan el resto.

El reparto hace que nos acordemos de esas estupendas películas corales americanas en las que la intriga circunstancial de los actores de reparto casi eclipsan a los protagonistas… Hablo de Ed Harris, de Scott Glenn, de Chris Cooper… Pero sin saltar el charco, en esta película tenemos un elenco digno de mención: José Luis García-Pérez, un recuperado Cesáreo Estébanez, José Ángel Egido desde su altar omnipresente, los fetiches del director Héctor Colomé y Sergio Caballero… Pero no todo es producto nacional. Nick Nolte pone la expresividad de un exboxeador noqueado a un papel que requiere de un aplomo canalla especial.

María Valverde, en su eterno papel de lolita, no pone tanto la carne en el asador como en títulos anteriores, pero permite un contrapunto femenino que tal vez otra actriz no hubiera sabido encajar en su argumentario interpretativo. Punto para ella a pesar de todo.
 
 

Película: A puerta fría
 
Dirección: Xavi Puebla
Guión: Xavi Puebla y Jesús Gil Vilda
 
País: España Año: 2012
Duración: 80 min Género: Drama
 
Interpretación: Antonio Dechent (Salva), María Valverde (Inés), Nick Nolte (Sr. Battleworth), José Luis García Pérez (Toni), Héctor Colomé (Carmelo), Sergio Caballero (Álex), José Ángel Egido (Fuentes), Cesáreo Estébanez (Ridruejo), Alex O’Dogherty (cliente inglés)
 
Montaje: Jorge Suárez
Fotografía: Mauro Herce Mira
 
Distribuidora: Oliete Films
Estreno en España: 15 Marzo 2013
A puerta fría


 
 

Vic FS

desde Madrid



¿Quiéres saber más de mí?
Todas mis entradas    |    Ficha de autor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *