‘Siete psicópatas’ y un guión para reunirlos a todos

‘Siete psicópatas’ tiene ese je ne sais quoi que la hace irresistible a primera vista: Sam Rockwell, Christopher Walken, Woody Harrelson (en ese orden), un guión aparentemente hilarante, un montaje a lo Guy Ritchie (en apariencia) y una puesta en escena casi tarantiniana, de la mano de un director cuanto menos prometedor, Martin McDonagh. Y todo eso con un espectacular cartel en verde chillón de esos que dejan regusto al creativo cuando entrega el arte final. Pero, ¿tiene algo más?

La película tiene ciertamente bastantes cosas. Unas interesantes y otras no tanto. Para empezar la referencia a los clásicos modernos del cine violento de gangsters es inevitable. En el caso de Quentin, la iconografía de su cine se centra en una obertura al estilo de sus diálogos imposibles, pero el chascarrillo más que homenaje parece cliché barato e imitativo. Pero a partir de ahí el filme se desenvuelve con más soltura, propia de su propio argumentario cinematográfico del que tan buen uso hizo en su ‘Escondidos en Brujas’.

La cinta se mueve tranquilamente en la fina línea entre el humor negro y el cine de mafiosos, apostando más por la tragicomedia que por el camino de la violencia y la acción. Pero no desesperéis. En esta peli hay tiros. Y tacos. Y tiros. Y algunos perros. No hace falta más, puedes usar un maletín lleno de dinero o unos diamantes del tamaño de un puño, la estrategia es buena si sigues el camino de los hermanos Coen…

[img_reflect_center src=”http://www.elninhonaranja.es/wp-content/uploads/siete_psicopatas_02.jpg” title=”Siete psicópatas”]

El argumento se embarra un poquito en un momento en el que el delirio de Collin Farrell por establecerse fuera del perímetro de sus psicópatas, nos deja a nosotros también un poco aislados de la historia. Pero ya está, hasta ahí todo lo malo. Lo que sigue no es para pasar a la historia, pero si es material puramente entretenido para pasar un buen rato con un poco de gansadas de mafiosos y ajustes de cuentas en plan asesino a sueldo, no espectacular pero si bastante divertido.

Lo realmente bueno donde lo dejamos? Para el reparto. El guión ya ha hecho su trabajo, con una trama sutilmente enredada y cuajada de algunos giros in extremis que resultan suculentos para la resolución final, con la dosis justa de humor para que la cosa no decaiga en mafiosillos de medio pelo en serie B.

El pastoreo de perros ajenos que se traen Rockwell y Walken nos deja a dos de los personajes mejor representados del film, también Harry Dean Stanton y especialmente Tom Waits, nos ofrecerán garantías para disfrutar de buenas interpretaciones.

El enroque final nos aflojará un poco más la mandíbula y nos dejará ese sabor de boca agradable de las películas suculentas sin demasiado pedigree. Para que la digestión no se haga pesada.
 
 

Película: Siete psicópatas
Dirección: Martin McDonagh
Guión: Martin McDonagh
 
País: Reino Unido Año: 2012
Duración: 110 min Género: Comedia negra
 
Interpretación: Colin Farrell (Marty), Sam Rockwell (Billy), Woody Harrelson (Charlie), Christopher Walken (Hans), Tom Waits (Zachariah), Abbie Cornish (Kaya), Olga Kurylenko (Angela)
 
Música: Carter Burwell
Fotografía: Ben Davis
 
Distribuidora: Vertigo Films
Estreno en España: 22 Febrero 2013
Siete psicópatas


 
 

Vic FS

desde Madrid



¿Quiéres saber más de mí?
Todas mis entradas    |    Ficha de autor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *