[RE]estreno: ‘Beautiful girls’ (1996)

Todo el mundo tiene una película (también un libro, un cómic, un disco) que le hace cambiar su concepción sobre el arte que adora, en este caso el séptimo y en este caso también, ‘Beautiful girls’ es esa película. Supongo que tendré que explicarme porque a simple vista podría no entenderse. A principios de los 90 y a pesar del agradecido esfuerzo de mi padre por inculcarme afición por el cine de calidad, haciéndome ver ‘El golpe’, ‘Todos los hombres del presidente’ y ‘El Padrino’ desde temprana edad, lo cierto es que yo me las prometía felices en mi primera adolescencia viendo películas como las secuelas de ‘Regreso al futuro’, ‘Indiana Jones’ y ‘Alien’. No es que no me interesase un cine con un mayor grado de calidad, pues esa época estuvo plagada de estrenos altamente recomendables: ‘Sin perdón’, ‘La lista de Schindler’ y ‘Muerte entre las flores’. Seguramente, muchos de estos títulos, al igual que otros tan dispares como ‘El club de los poetas muertos’, ‘Batman’, ‘Mi pie izquierdo’ o ‘Reservoir dogs’, que se estrenaron también en aquellas fechas, hicieron de mi el fanático del cine que soy hoy en día, pero por alguna razón, en esa conjunción de grandes títulos aquel que trastocó todos mis pilares de anclaje fue esta sencilla y sentimentaloide película de un casi desconocido Ted Demme.

Su hermano Jonathan, el famoso, venía de firmar cosas como ‘El silencio de los corderos’, pero Ted, el pequeño, apenas había realizado algún corto y algún título menor apostando por su amigo Denis Leary, sin embargo algo llamó su atención en el guión de Scott Roserberg (que había escrito antes ‘Cosas que hacer en Denver cuando estás muerto’) y metió en el ajo a Miramax, que en aquella época siempre estaba metida en los mejores charcos.

El resultado es una película coral, con un argumento sencillo (reencuentro años después en un típico pueblo americano, de los viejos amigos del instituto para la reunión de antiguos alumnos) que consigue impactar en el espectador gracias a una simple combinación de actuaciones aceptables tirando a buenas, un estupendo repertorio de diálogos a mitad de camino entre la comedia ligera y el drama sostenido en una sobresaliente disección de las relaciones personales, que aunque el Este de los Estados Unidos no sea precisamente el exponente universal de enclave social, sirve perfectamente para desentrañar algunas diatribas existenciales de la amistad, el amor, el miedo al compromiso o al fracaso y compone una excepcional radiografía de una época ñoña y pánfila, pero también más sincera y cercana.

Si decía que uno de sus alicientes eran su buen reparto y honestas interpretaciones, es porque ciertamente Michael Rappaport, Uma Thurman, las excentricidades de Rosie O’Donnell, los escasos pero intensos minutos de David Arquette y los restos en el bigote de Max Perlich, harán de sus escenas, los mejores momentos de la película. Timothy Hutton, que supo aplicar la experiencia adquirida en títulos como ‘Gente corriente’ para aportar credibilidad y sinceridad a su actuación y Noah Emmerich como su escudero fiel, junto a Matt Dillon (ni mejor ni peor) ejercen como protagonistas de un grupo que todavía incluye algunos nombres más (Mira Sorvino, Martha Plimpton y fugazmente Annabeth Gish) y en el que podría decirse que todos son personajes principales.

[img_reflect_center src=”http://www.elninhonaranja.es/wp-content/uploads/beautiful_girls_02.jpg” title=”Beautiful girls”]

Me he guardado el as en la manga, porque si todo lo anterior estaba bien, descubrir a la joya interpretativa que luego sería Natalie Portman, tal vez sea de lo más estimulante del film. No era su primera película, ‘Heat’ y especialmente ‘Leon, el profesional’ ya la habían curtido en suficientes batallas como para que ese personaje de musa precoz, una lolita de corte intelectual que hacía perder la cabeza a Hutton cuando el cruce de recuerdos y miedos adultos le hacen replantearse toda su vida, no resultase inolvidable.

Obviamente no es la mejor película de todos los tiempos, no ha creado escuela ni es efecto de una filmografía holgada de calidad (hay que reconocer que Demme no volvió a tener otro golpe de gracia hasta fallecer hace poco y Rosenberg tampoco sería capaz de emular su creatividad en las historias cercanas, salvo en ‘Alta fidelidad’, empeñado en firmar taquillazos de acción como ‘Con Air’ o ’60 segundos’), pero lo cierto es que las casi dos horas que pasé en el pueblecito nevado de Nueva Inglaterra en el que viven estos personajes fueron uno de los momentos más agradables y estimulantes que he pasado ante una pantalla de cine.

Si, luego vendrían ‘Amores perros’, ‘Snatch’, ‘Memento’, ‘Los lunes al sol’… Muchas… Pero eh, nada cambia en Knight’s Ridge, salvo las estaciones
 
 

Dirección: Ted Demme
Guión: Scott Rosenberg
 
País: USA
Duración: 113 min
Género: Comedia dramática
 
Interpretación: Timothy Hutton, Uma Thurman, Matt Dillon, Natalie Portman, Mira Sorvino, Lauren Holly, Rosie O’Donnell, Michael Rapaport, David Arquette, Martha Plimpton, Noah Emmerich, Annabeth Gish, Max Perlich, Pruitt Taylor Vince
 
XXXXXXXXXX
7/10
Beautiful girls

 
 

Vic FS

desde Madrid



¿Quiéres saber más de mí?
Todas mis entradas    |    Ficha de autor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *