La ‘Mama’ de esta película, da más miedo cuando la intuyes que cuando la ves

Hace algunos años, era fácil encontrar como reclamo de una película el típico “de los productores de…” y “del equipo técnico que hizo…”, tanto que la reiteración se hizo hasta gag de programa cómico y acabo resultando casi contraproducente a la hora de captar espectadores que empezábamos a salir despavoridos con sólo perfilar que el mayor aliciente del film, era lo que habían hecho antes los maquilladores de turno. Ese recurso publicitario ha evolucionado y ahora lo que se lleva, es que tal director o tal actor, le pongan la cara pública y el empuje económico al proyecto de otro. Es decir, eso de “Fulanito de Tal, presenta…” Y ahí entramos directamente en una amalgama de despropósitos, más propia de saldo en mercadillo de barrio. Si el reclamo que ha propiciado que os intereséis por ‘Mama’ es que la presenta en sociedad Guillermo del Toro, ya hemos pinchado en hueso.

Antes de seguir, no querría dejar de explicarme en cuanto a este fenómeno de los auspicios de mecenazgo que ejercen algunos pesos pesados de la industria, que en muchos casos deberían propiciar verdaderos descubrimientos. Kevin Smith, Quentin Tarantino, M. Night Shylaman y un largo etcétera, son nombres de envergadura (y no lo digo por los kilitos de más que paseaba el señor Tarantino en su última película) que tienen a bien echar un cable (y lo que haga falta) a colegas y nuevos valores del Séptimo Arte que se encuentran a la limón, buscando una oportunidad y un padrino que les convide a la ronda. Pero lo cierto, es que uno tras otro y salvo contadas excepciones (el caso de Peter Jackson con ‘Distrito 9’ podría calibrarse como de acierto), suelen estrellarse en que ya no es que el producto ofrecido no sea una nueva película de culto, como debería viniendo de quien viene, o de quien presenta, sino que además suelen estar muy por debajo de un mínimo nivel de interés.

[img_reflect_center src=”http://www.elninhonaranja.es/wp-content/uploads/mama_01.jpg” title=”Mama”]

Pero hecho el inciso, volvamos sobre la maternal y fantasmagórica figura que Andy Muschietti le ha vendido a del Toro y él a nosotros. Porque ahí empieza a radicar parte del problema de esta película, que la mala de la historia, la que tiene que dar miedo, deja de hacerlo hacia la mitad del film, más o menos cuando la trama nos acerca a ella, nos la pone a la vista y eso hace que el resto del metraje, hasta su casi cuento de hadas gótico de su último acto, sea una sucesión de… nada. Aburrimiento. Pero vayamos por partes, nuevamente, no vayamos tan rápido. ¿La cosa empieza bien no?

Si. La primera parte del film se sostiene, como los grandes títulos del género en una hábil mezcla de tensión contenida por el plano velado de lo que no vemos, o lo que intuimos ver y en ese desarrollo si podemos encontrar un buen manejo de la cámara, un sutil trabajo de fotografía imitativo y correcto y hasta un valor en alza con el homenaje a los clásicos (esa cereza, que no cae por las escaleras, pero que sabemos que no ha llegado sola…) todo ello muy acertado, una puesta en escena que antecede al gran artificio del terror en el cine.

Y ahí es donde la cosa pierde fuerza. Jessica Chastain (aún a riesgo de que parezca que tengo algo en su contra), transmite menos tensión y compromiso con el papel que la barandilla que nos quedamos mirando cada vez que la mamá, juega con las niñas en su cuarto. No es que Nikolaj Coster-Waldau aporte mucho más y pese al buen trabajo (que seguro que lo hubo), del camaleónico Javier Botet bajo el traje del espíritu, lo cierto es que la recreación digital en esta película falla, y nuestro monstruo ya no da tanto miedo y al espectador le entran ganas de volver media hora atrás en el tiempo, cuando la sombra del monstruo era más terrorífica que la aberración que se nos muestra a la vista.

[img_reflect_center src=”http://www.elninhonaranja.es/wp-content/uploads/mama_02.jpg” title=”Mama”]

Además, como decía, pese a que el desarrollo mantiene una lógica cohesión con las historias de invitado espectral y niños como enlace de contacto (las niñas sí que nos ofrecen por cierto, una actuación bastante sobrecogedora) hacia el final las alocadas carreras por terminar la cosa como un cuento mágico con final feliz, casi arruina el metraje.

La cosa remonta, ligeramente, con el matiz inesperado, aunque no tanto, en el giro in extremis, que aportan sus últimos minutos. Pero poco. Chin pún, campana y se acabó. Y entonces? Pues que no sé qué le ha visto Guillermo del Toro a esto. Pues yo tampoco.
 
 

Película: Mama
Dirección: Andy Muschietti
Guión: Neil Cross, Andy Muschietti y Barbara Muschietti; basado en el cortometraje homónimo dirigido en 2008 por el mismo Andy Muschietti
 
País: Canadá y España Año: 2013
Duración: 100 min Género: Terror
 
Interpretación: Jessica Chastain (Annabel), Nikolaj Coster-Waldau (Lucas), Megan Charpentier (Victoria), Isabelle Nélisse (Lilly), Daniel Kash (Dr. Dreyfuss), Javier Botet (mamá), Jane Moffat (Jean)
 
Música: Fernando Velázquez
Fotografía: Antonio Riestra
 
Distribuidora: Universal Pictures
Estreno en España: 8 Febrero 2013
Mama

 

Vic FS

desde Madrid



¿Quiéres saber más de mí?
Todas mis entradas    |    Ficha de autor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *