¿Qué cabe esperar de las películas de Tarantino a estas alturas?

Tarantino lleva dos décadas escribiendo y haciendo cine. Lógico, entonces, que sus películas muestren una cierta evolución. Hay quien criticó veladamente ‘Malditos bastardos’. Se la acusó de optar por el clasicismo, de apostar por una elegancia formal que significaba, para algunos, un abandono, un cierto desistimiento del concepto de cineasta pop que había arraigado en su filmografía hasta entonces. Lógico. De la rabiosa actualidad de todas sus películas hasta el momento, trufadas de referencias contemporáneas por doquier (como máximo, un cierto tono setentero en el experimento blaxploitation de ‘Jackie Brown’), Tarantino decidía rebobinar más de 50 años y plantarse en la Europa de la Segunda Guerra Mundial. Del royale with cheese a la Royal Army. Pues para dar un portazo en la cara a los críticos, ‘Malditos bastardos’ (una lástima que la traducción de su título al español no conservara el guiño de  las dos faltas de ortografía) se convirtió no solo en un enorme éxito de taquilla (lo cual su mero nombre bajo el directed by ya le asegura) si no en una de sus películas de referencia, y sus escenas, una tras otra, en nuevos integrantes de la relación mítica que los grandes fans vamos acumulando (esa que tendría la de la oreja de ‘Reservoir Dogs’, la de la katana de ‘Pulp Fiction’, la del hospital de ‘Kill Bill 1’, entre muchas otras).

Tarantino ya relacionó ‘Malditos bastardos’ con el western. De hecho, su primera escena tenía ese tono lumínico, casi esa composición de personajes donde los nazis eran unos forajidos anacrónicos yendo a molestar a gente de bien en sus ranchos. Con ‘Django desencadenado’ desaparecen los matices. Es un western: spaghetti, burger o pizza, pero un western. Y no hay western completo sin pistolas dando vueltas en los dedos, sin pistoleros rápidos y precisos, sin caballos y sin gente durmiendo al raso dejando atadas a sus monturas. Pero ojo, es Tarantino, y las cosas no son tan sencillas.

[img_reflect_center src=”http://www.elninhonaranja.es/wp-content/uploads/django_desencadenado_01.jpg” title=”Django Desencadenado”]

El doctor Schultz (ChristophWaltz saliéndose una tras otra escena, impagable en V.O.S.E, disfrutar con su acento alemán cuidadosamente domesticado y su exquisita dicción) es un dentista itinerante cuyo caballo saluda cuando oye su nombre. O eso dice. En realidad es un cazarrecompensas que viaja acompañado de armas escondidas y de papeles que le acreditan ante todo el mundo cuando deja pasmada a la gente después de cargarse a un tío. Vive de eso y por eso necesita a Django (JamieFoxx, esplendoroso), esclavo que es capaz de identificar a tres particularmente crueles hermanos que son perseguidos por la ley. Juntos forman una curiosa sociedad (curiosísima: nadie había visto antes un negro montado a caballo por los poblados que recorrían) basada en el interés y el respeto mutuo. Significativa esa aportación al guión, es un europeo quien empieza liberando esclavos en la película (y, como para completar la paradoja, es un negro quien peor trato les dispensa, el cainita papel bordado por un irreconocible Samuel L. Jackson). Django también busca a alguien, a su mujer, Broomhilda, nombre alemán puesto a otra esclava, esposa de  la que ha sido cruelmente separado. Esa búsqueda es el pretexto para el desplazamiento de los dos hombres por praderas, poblados y plantaciones. Donde encuentran a crueles terratenientes (Don Johnson, breve aparición a agradecer seguramente a la criogénesis, Leo Di Caprio, cepillándose violentamente de una vez el arquetipo de héroe guaperoide y demostrando que es un pedazo de actor) que, claro, no se lo van a poner fácil.

[img_reflect_center src=”http://www.elninhonaranja.es/wp-content/uploads/django_desencadenado_02.jpg” title=”Django Desencadenado”]

Y eso es ‘Django desencadenado’, en esencia. Nada complicado: una búsqueda, los encuentros que se producen hasta que esta concluye, y su desenlace. Casi tres horas que pasan volando, trufadas de clásica escenografía del director (en la que puede apreciarse, ya es poner peros, cierta tendencia a repetir ciertos crescendos, buscadlos), con una cierta preeminencia de acción por encima de diálogos (que siguen siendo deliciosos), rellenadas de momentos musicales marca de la casa (incluyendo anacronismos, si en ‘Malditos bastardos’ coló a David Bowie, aquí pone un gangsta-rap), y trabajo actoral de primera categoría. Que ciertos sectores de la industria no le hayan dado el beneplácito en forma de premios Óscar o premios de la crítica a Tarantino parece, aún (los años pasan) darle igual. ‘Django unchained’ es un formidable entretenimiento que será disfrutado por millones de espectadores y cuyos parámetros de calidad artística siguen a niveles estratosféricos. No sé a qué esperáis.
 
 

Película: Django Desencadenado
Dirección y guión:Quentin Tarantino
 
País: USA Año: 2012
Duración: 165 min Género: Western
 
Interpretación: Jamie Foxx (Django), Christoph Waltz (Dr. King Schultz), Leonardo DiCaprio (Calvin Candie), Kerry Washington (Brommhilda), Samuel L. Jackson (Stephen), Walton Goggins (Billy Crash), Dennis Christopher (Leonide Moguy), Don Johnson (Big Daddy), James Remar (Butch Pooch / Ace Speck), James Russo (Dicky Speck), Franco Nero (Amerigo)
 
Montaje: Fred Raskin
Fotografía: Robert Richardson
 
Distribuidora: Sony Pictures
Estreno en España: 18 Enero 2013
Django desencadenado

Francesc Bon

desde Barcelona



¿Quiéres saber más de mí?
Todas mis entradas    |    Ficha de autor

7 comentarios sobre “¿Qué cabe esperar de las películas de Tarantino a estas alturas?

  • el 24 enero, 2013 a las 18:31
    Permalink

    Excelente crítica. CristophWaltz sublime en versión original, cierto, aunque Tarantino desdibuja el personaje al final -creo que con intención-, justo desde el momento en el que Samuel L. Jackson entra en pantalla. Paso adelante de Jamie Foxx -vale, lleva muchos hacia atrás- y… ¿Cuánto? ¿156 minutos? Pasan en un suspiro.
    Me gusta, incluso, que la web de ‘El ninho naranja’ vaya hoy más lenta que el caballo del malo. Es el día ideal, Francesc trae un buen western.

    Respuesta
    • el 25 enero, 2013 a las 15:39
      Permalink

      Nuestra página no va lenta, es su conexión saturada de descargas ilegales… Que es usted un… (Broma).

      Muchas gracias por leernos y por comentar… Te sigue yendo lenta la página?

      Respuesta
      • el 25 enero, 2013 a las 21:40
        Permalink

        No, pasó durante una hora, más o menos. Tranquilos, ya sé que hay un chino ahí calibrando el condensador de fluzo, lo que os obliga a retocar chapa y pintura. Lo mío era un chiste malo. Humor menguante.

        Respuesta
  • el 28 enero, 2013 a las 2:46
    Permalink

    Cristoph Waltz me fascinó en “Inglourius Bastards”, y aunque en nada lo supera, su papel en esta cinta le queda como anillo al dedo. Me gusto la critica.
    Creo que para el papel de Django se penso en un principio en Will Smith, y creo que aunque Jammie Fox no es de mis faoritod, le quedo mejor a el.

    Saludos !

    Respuesta
  • el 28 enero, 2013 a las 15:05
    Permalink

    Gracias por los comentarios: espero que veáis la película y os deje tan buena sensación como a mí. A esperar unos añitos para la siguiente… ¿de romanos?.

    Respuesta
    • el 28 enero, 2013 a las 15:24
      Permalink

      Me gusta la idea! Compro…
      – Tarantino call finished –

      Respuesta
      • el 31 enero, 2013 a las 7:04
        Permalink

        Pues ahora mismo me pilláis salivando pensando que podría hacer Tarantino con una escena de peleas de gladiadores… aunque ya haya habido series enteras adelantándolo estos últimos años.

        Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *