Pet Shop Boys: alargando el declive

Recuerdo aquellas tardes invernales de 1990 oyendo ‘Behaviour’, justo unos minutos antes de poner hoy “Elysium”. Recuerdo cierta frase que leo en algún lado: “solo compones algo como Beingboring una vez en la vida”. Me miro esa montaña de discos, maxis y CD’s que fueron capaces de publicar entre 1986 y 1993, sus siete años de efervescencia y omnipresencia y me hago cruces de como uno puede pretender estrujar el limón de la inercia durante 19 años. Sí, ya son 19 años los que Pet Shop Boys continúan viviendo del mito y de los triunfos de sus excelentes 5 primeros discos y la curva de bajada parece no querer detenerse ni encontrar fondo.

Pet Shop Boy, cuesta abajo?

Comprendo que, aunque sea cruel, el mejor homenaje que se le puede rendir a un grupo que ha sido favorito es ser claro y sincero cuando su trabajo no se encuentra a la altura. Cuando lo más humano es desconectar la máquina y no prolongar la agonía. Porque no veo motivos para publicar una cosa como “Elysium” salvo, claro, los compromisos discográficos y el dinero que puedan procurarles las ventas de una masa de fans tan cegada como poco exigente. Porque es imposible que éste, ni sus cuatro o cinco discos inmediatamente anteriores puedan haberles procurado ningún seguidor nuevo. La de Pet Shop Boys es una decadencia que se prolonga demasiado.

Pet Shop Boys surgieron como dúo a mediados de los 80, una década que a menudo es tomada a chirigota en lo concerniente a la música. ‘West end girls‘ fue su carta de presentación; un rap blanco un tanto insustancial, con una potente línea de bajo sintética y un ritmo algo hipnótico. Influencia de un productor de electro de Miami, Bobby Orlando y, supongo, cierto aparato de promoción basado en los precedentes dentro de la prensa musical de su cantante Neil Tennant fueron suficientes para que en esa lejana época, 1986, el single los catapultara a un conocimiento global.

‘Please’, su primer disco, contenía unas cuantas excelentes canciones. Su imagen , dos tipos vestidos con ropas caras y su sonido, basado en sintetizadores y ritmos bailables, tuvo un cierto impacto en un mundo donde los dúos musicales masculinos aún no despertaban los maliciosos comentarios de hoy en día: de los 80 uno recuerda a montones, siempre con esa estructura del frontman cantando y el instrumentista apañándoselas con un montón de cacharritos: Blancmange, Communards, SoftCell, Tears for Fears, Erasure… A pesar de la calidad de sus composiciones y lo innovador de su sonido, no tardaron en ser estigmatizados como un dúo de música de discoteca. En esa época, la música electrónica no había ganado las cuotas de respeto que ganaría más tarde, es más, los Pet Shop Boys debían ser casi unánimente considerados como unos meros aspirantes a One Hit Wonder.

Pero los singles extraídos de ‘Please’ fueron sucediendo: ‘Love comes quickly’, íntimo himno a medio tempo con falsete y aire de romanticismo, ‘Opportunities’, mensaje falsamente yuppie a ritmo de electro, ‘Suburbia’, fascinante paseo gobernado por el ritmo de un piano y un crescendo (en la versión single) que empezaba a mostrar sus cartas como compositores y creadores de sonido. El respeto de la crítica y el éxito multitudinario se confirmaron con su siguiente disco, algo más ralentizado y británico, ‘Actually’ no hizo más que incrementar progresivamente la efectividad de sus singles y su facilidad para acceder a un pop electrónico de vasto alcance: el sonido power disco de ‘It’s a sin‘, el aire cabaretero de ‘Whathave I gone to deserve this’ (con cierto amago de retorno al rap de ojos azules de ‘West end girls’) , la inmediatez cálida y la sencillez de ‘Rent’ o ‘Heart’. Single tras single, su presencia era absoluta y aún se permitían el lujo de completar sus LP’s y las caras B de sus singles con magníficas composiciones de todo tipo.

En 1988 dan un nuevo paso, el que parece decisivo, apostando por un disco, ‘Introspective’, con seis largos temas, algunos de ellos publicados previamente en diferentes versiones. Disco que abarca todos los estilos que dominaban la escena en ese momento: el acidhouse de la versión de ‘Always in my mind’ es uno de los proyectiles rítmicos más efectivos grabados hasta el momento. El house de Detroit, el electro de Miami, son fuertes influencias y el disco vuelve a ser empujado por los singles que triunfan: ‘Domino dancing’, con vídeo homo-erótico, o ‘Left to my own devices’, esplendorosa canción de ritmo y estribillo imparable, precedida y finalizada con ampulosidad de cuerdas. El dúo se muestra en su plenitud y el mundo está postrado a sus pies. Han tardado dos años, y tres discos, en poner a todo el planeta de acuerdo: la crítica les aclama y sus discos se venden por millones.

Tardan dos años en publicar ‘Behaviour’, cuarto disco (aunque ya han intercalado alguna recopilación de mezclas), y el que, a pesar de no registrar el volumen de ventas de los tres anteriores, es considerado por la crítica como su obra maestra absoluta. Unánimemente,  no hay lista de mejores discos de todos los tiempos que no lo incluya. Sin tanta profusión de singles, ‘Behaviour’ abandona parcialmente la declaración de amor a la pista de baile. Las baladas electrónicas completan canciones con cierta preponderancia del medio tempo y del tono ligeramente crepuscular. ‘Beingboring’, declaración de principios, ‘My october symphony’, reflexión sobre la caída del imperio soviético. Aunque sea por que sus canciones no han sufrido la sobreexposición mediática de las de sus tres primeros discos, ‘Behaviour’ es el disco que recomendaría a todo el mundo que quiera ver hasta dónde pudo llegar su música, lo cálido que pudo resultar su sintético sonido.

Aquellos maravillosos años...

Tres años más tarde, ‘Very’ abandonaría el tono introspectivo y tomaría un camino intermedio, con tonalidades intimistas y otra vez el ojo en la pista. En la versión de ‘Go west’ de los Village People que ese disco incluía creo reconocer un cierto punto de inflexión que les llevó a la decadencia. Pues los Pet Shop Boys ya habían publicado versiones anteriores: de Elvis Presley o de U2, por ejemplo. Pero siempre las habían hecho suyas. ‘Go West’ era un himno gay de un grupo gay versioneado por un dúo gay. El rosa ya era rosa chicle y esa canción empezó a estigmatizarlos, a la par que su inspiración empezó a disminuir. ‘Bilingual, en 1996 representa un escandaloso bajón de calidad: apenas un par de canciones memorables y ya acudiendo al uso de samples de otras canciones para obtener lo que no fluye de sus propias manos. Desde allí, la cuesta abajo es interminable. Porque hay que decirlo así: Pet Shop Boys llevan 19 años publicando discos con cierta frecuencia: probando musicarreediciones de viejas películas, hacer obras para ballet, canciones para musicales, colaboraciones alternadas con discos propios que han llegado a un extremo de reiteración y de mediocridad francamente preocupante. Solo los que apreciamos discos como los que he mencionado al principio podemos valorar lo decepcionante que es oír un disco como el último, ‘Elysium’, repleto de medios tempos producidos sin brillantez, como si todo el personal involucrado en su producción fuese consciente de la poca consistencia del material. Muchos, demasiados años y demasiados discos entregados a intentar rayar a la altura de ese brillante pasado.

Loable el esfuerzo, claro, antes que disolver el dúo y aparecer de nuevo para tocar el viejo repertorio, puede que sea admirable el insistir en el regreso de la inspiración, aunque sea para regalar a sus viejos fans (simplemente, insisto, imposible que hagan nuevos aficionados a su música con su insípida obra reciente) una sola melodía capaz de estar a la altura de las de su periodo dorado. Pero tantos, tantísimos años sin lograrlo. Aunque haya muchos compañeros en ese lento y triste viaje a la decadencia, a veces hay que pensar en aquello de la retirada a tiempo.

 

Francesc Bon

desde Barcelona



¿Quiéres saber más de mí?
Todas mis entradas    |    Ficha de autor

9 comentarios sobre “Pet Shop Boys: alargando el declive

  • el 3 octubre, 2012 a las 12:52
    Permalink

    Que viven del mito? y que? a mi no me cansan 🙂

    No creo que nadie se queje si (estando Freddie vivo) Queen saliera de gira a tocar sus antiguos éxitos, o Erasure, Roxette, Softcell, The Cure… es más, habría hostias por asistir a un concierto (quizás no en España donde el gusto musical es bastante discutible).

    Yo personalmente iría de cabeza a disfrutar en directo del Domino Dancing, del Allways on my mind o de mi idolatrada Suburbia. Que se retire Pitbull, Justin Bieber o Alejandro Sanz, pero Los Pet Shop Boys no, que buenos músicos no sobran precisamente hoy en día.

    Respuesta
  • el 3 octubre, 2012 a las 19:33
    Permalink

    Gracias, Zulu, por tu comentario. No sé si quiero que se retiren, en el fondo, lo que desearía es que publicaran discos a la altura de esos cinco iniciales, que son y serán parte de mi vida. Y cada vez que pongo la confianza en un nuevo disco vuelvo a sentirme decepcionado, como fanático suyo que fui justo en esa época, y no te hablo de nada normal. Te hablo de tardes persiguiendo esa mezcla rara o ese maxi en edición limitada o pagar un dineral por una edición en caja de Behaviour que contenía dos de esas mezclas inencontrables. Así que creo, aunque sea por esa condición, que puedo exigirles que, si ven, porque deben saberlo, que ese material no hace honor a su excelso pasado, lo regalen, lo promocionen, lo que sea, antes de vender algo tan insipido como Elysium al mismo precio que una maravilla absoluta como Behaviour: uno de mis diez discos preferidos de todos los tiempos.
    Y, ejem, despues de tanta mantequilla… no me pongas algo como Roxette al lado de un nombre sagrado como Soft Cell… Roxette no, por favor, puaj, Roxette.
    Saludos.

    Respuesta
  • el 6 octubre, 2012 a las 19:15
    Permalink

    por que no te vas a cagar?disculpa que sea tan grosera,pero tu reseña es indignante y me saco de las casillas.le faltas el respeto a dos genios.despues d su album Very hicieron infinidad de canciones espectaculares.de que declive hablas?estas en pedo verdad?porque en vez de escribir tantas pelotudeces no te sentas a escuchar; ‘sexy northerner’, ‘Here’, ‘Hit and miss’, ‘call me old fashioned’, ‘to step aside’, ‘screaming’, ‘a little black dress’ etc.todas las canciones d su album Yes y las mismas caras b d este album elysium son infinitamente mejores q muchas canciones los ‘artistas’ de moda.justin bieber y lady gaga son mejores?

    Respuesta
  • el 8 octubre, 2012 a las 10:45
    Permalink

    Gracias por el comentario, Malvina, y he de decirte que comprendo cierta agresividad en tu tono. La misma que me ha producido como fan sufrir tantas decepciones con esos discos: lo siento, pero despues de oir de nuevo algunas de las canciones que nombras, simplemente para ver si algo había cambiado respecto a mis sensaciones, me reafirmo: nada que ver con el nivel de los primeros discos: de esos que quiero que tengas claro que me fascinaron y que no abandonaron mi cabeza. No encuentro en ninguno de sus últimos discos la emotividad simple y sincera de un tema escondido en Behaviour como Nervously o el tecno-pop de Violence. Han ido a menos, y sólo ellos saben cuando pararán en su descenso.
    Y si lees mis colaboraciones sobre música aquí, llegarás pronto a la conclusión de que ni la Gaga ni el Bieber merecen ni un minuto de mi atención. Saludos.

    Respuesta
  • el 8 octubre, 2012 a las 18:53
    Permalink

    Bueno,antes que nada quiero pedir disculpas por mi comentario anterior,leyendo tu respuesta tan educada hasta me dio verguenza la manera en q escribí.se me fue la mano.me alteré demasiado.es que me hablas mal de los PSB y me convierto en una barrabrava,de todas maneras eso no es un justificativo.Bueno volviendo al tema lo unico que me queda por decir es que sobre gustos no hay nada escrito,no voy a obligarte q te vuelvan a gustar pero tampoco es para q exageres con lo del declive,esos 2 tipos hace 20 años que siguen dignamente en la musica y no haciendo canciones vergonzosas.o acaso las q te nombre eran insufribles?

    Respuesta
  • el 8 octubre, 2012 a las 19:16
    Permalink

    Para nada avergonzarse cuando uno se emplea con pasión defendiendo sus gustos: no dejaron de gustarme, sólo he dejado de confiar en el material nuevo que publican cuando, a pesar de otorgarles escuchas esperanzadas, las canciones no anidan en mi memoria como las de antes. Querría algo que no me cansara de escuchar, como el arreglo de cuerda de To face the truth.
    Por cierto: no dejes de pasarte a menudo por aquí. Pienso ponerme muy pesado para que la gente oiga buenos discos.

    Respuesta
  • el 9 octubre, 2012 a las 1:33
    Permalink

    Dale, voy a pasar seguido,me encanta leer opiniones d musica.saludos.y ojala algun dia vuelvan a gustarte los mejores del mundo por siempre:PSB.

    Respuesta
  • el 7 junio, 2014 a las 8:01
    Permalink

    Bueno he leído el post completo y debo decir que estoy un 50 % de acuerdo en que los PSB no han hecho un trabajo deslumbrante en años, pero quizas ese fue un propósito, ya lo han recalcado una y mil veces los mismos integrantes. Ellos están cansados del genero EDM y de ser catalogados como músicos artificiales, por eso empezaron a ahondar en otros géneros y exploraron otros horizontes no tan amigables para los medios. De ahi salieron canciones magníficas como home and dry, miracle hasta canciones de Elysium. Otra realidad es que la industria musical actual esta infestada de basura comercial, y la mayoría de los artistas reciclan sonidos y material de los 80’s, ya nadie se fija en la esencia musical sino en la máscara (belleza, juventud,, etc). En cuanto a la calidad me parece que ellos siguen teniendo mucha ventaja por sobre otros artistas que gozan de gran popularidad en el momento, Líricamente son incomparables, no veo a Lady Gaga, Katy Perry o Justin bieber cantar una canción como LOVE ETC, I’M SO STUPID o VOCAL, incluso LEAVING. El pop inteligente no es algo que este de moda, si creo que utilizan sus mismos samples y viejas notas musicales, es indispensable para un artista mantener su sello, pero creo que a comparación de otros artistas, grupos y duos que siguen vigentes desde los 80’s, los PSB son los únicos que innovan en sonido y proyección.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *