‘Anger management’, Charlie Sheen vuelve por sus fueros

Es difícil hablar de cualquier trabajo que haga Charlie Sheen en televisión sin mencionar su etapa de “transición” en ‘Two and a Half Men’. Una transición llena de drogas, alcohol, mujeres y problemas con el resto del reparto que llegó a la prensa del corazón del país y se convirtió en la comidilla de peluquerías y bares. La noche que la policía de New York tuvo que acudir a una llamada de emergencia debido a un loco desnudo y borracho que corría por los pasillos de un lujoso hotel de la ciudad persiguiendo a una actriz porno era la noticia que todos deseaban para alimentar la rueda de la prensa mediática durante meses, pues algo así no pasa todo los días.

El caso es que la pésima fama que arrastraba el bueno de Charlie unido a sus continuos problemas personales con el creador de la serie Chuck Lorre, hizo que recibiese una enorme y bonita carta de despido en toda la cara que acabó temporalmente con toda esperanza de seguir viéndole encarnando a ese sátiro de camisas hawaianas en ‘Two and a…’. Y digo temporalmente porque todos sabemos que pocos capítulos después y para alimentar el morbo mediático, hicieron que saliese en  un par de cameos para aumentar la audiencia que, desde su despido, estaba cayendo en picado a pesar de ser una de las series más vistas de la historia de las cadenas americanas.

A todo esto Charlie Sheen no se retiró a una isla a vivir de las rentas rodeado de mozas cual cacique y anunció que volvería a TV con una serie bajo el brazo, la cual está basada muy levemente en aquella película que protagonizó Adam Sandler y Jack Nicholson hace casi diez años. Una sitcom de diez capítulos de veinte minutos de duración llamada ‘Anger Management’.

En ‘Anger Management’, Charlie Sheen interpreta a Charlie Goodson, un ex jugador de béisbol que debido a sus continuos ataques de ira arruina su prometedora carrera. Reconvertido en terapeuta para ayudar a gente con sus mismos problemas lleva una consulta en su casa la cual es visitada constantemente por su ex mujer, su hija adolescente, su vecino y sus cuatro pacientes a cada cual más necesitado de sus servicios. Caras no demasiado conocidas en la televisión o el cine y que tristemente sabremos porqué, pues en algunos capítulos veremos que hay actores que están ahí porque encajaban en el presupuesto o por ser amiguetes que echan una mano en momentos de necesidad, no por su calidad interpretativa.

Con el último episodio emitido a finales de septiembre, los números de ‘Anger Management’ hablan por sí solos. El piloto de la serie obtuvo casi seis millones de espectadores, cifras que hacen de esta sitcom una de las más vistas de la televisión por cable en Estados Unidos. Números que hacen que el canal FX haya pedido más temporadas para satisfacer a todos los seguidores de las aventuras de Charlie y sus pacientes, seguramente debido al desgaste de su anterior trabajo y la posibilidad de tener una serie parecida que sea capaz de darle un aire fresco.

Esta serie está hecha casi exclusivamente para la gente que disfruta de las comedias de situación a la vieja usanza, les pilló cariño a los dos hombres y medio y/o son seguidores de las aventuras y desventuras de Charlie Sheen, pues si bien es entretenida y permite disfrutar de unos veinte minutos de humor puramente americano, con poco que se vea la serie ya se puede ver que sin el carisma del protagonista no tendría futuro alguno en la parrilla de televisión.
 
 

BigLoke

desde Barcelona



¿Quiéres saber más de mí?
Todas mis entradas | Ficha de autor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *