Hit & Miss, otra gran serie inglesa

Puede que recordéis ‘The crying game’,  película de los primeros años 90 de Neil Jordan. La escena inicial, en una feria en plena campiña inglesa, con When a man loves a woman (ja!) sonando. La portentosa interpretación de Forest Whitaker, soldado británico secuestrado. Stephen Rea, también magnífico, como terrorista con cargo de conciencia. La canción que le daba título, en aquella versión cantada por Boy George (ja!) y producida por los Pet Shop Boys.

Chloe Sevigny ante un papel "extremo"

Ay.

Parece que no fueron esos detalles los que más calaron en la gente. ‘The crying game’ y supongo que a estas alturas ya no hay efecto spoiler, era aquella película donde los tíos se enamoraban de un transexual. Jaye Davidson, por cierto  del que, a diferencia de sus otros dos protagonistas, poco más se supo ya.

Por eso mis dos “ja!”. Por la ironía del título de la canción y por el guiño de emplear al andrógino ex cantante de Culture Club para interpretar otro tema en la banda sonora.

Pues bien, ‘Hit & Miss’, serie británica cuya primera temporada de seis capítulos ha sido emitida hace menos de un mes en UK, no juega con el misterio. Chloe Sevigny es Mia, asesino a sueldo transexual cuya identidad de género (bonito eufemismo) queda manifiesta en la escena de créditos iniciales: menos de cinco minutos del primer capítulo han transcurrido y ya hemos visto a  Mia cargarse a tiros a un tío y volver a casa, quitarse la ropa tras la jornada laboral y mostrar su jardín colgante (prótesis: por bien que haga de transexual, Chloe Sevigny es mujer, para comodidad de aquellos que se sientan atraídos por el personaje). Mia mata a gente que ni conoce, a sueldo de un mafioso de poca monta. Ahorra el dinero que recibe para su operación de cambio de sexo. Todo es plácido en su vida. La llaman para un trabajito, estudia el mejor momento y el mejor sistema, se carga al que le han indicado, cobra, oculta el dinero, espera el siguiente encargo.

Primera temporada de la serie

Pero un día recibe una carta. Resulta que tiene un hijo de una relación cuando era hombre. Resulta que la madre ha muerto. Resulta que ese niño de once años tiene hermanos de otros padres pero ella ha sido la elegida para proponerle hacerse cargo de todos. Acepta la responsabilidad. Intenta compatibilizar esa nueva vida con su carrera profesional. Acude a vivir a una casa destartalada en medio de la campiña y las cosas, progresivamente, cambian y se complican.

‘Hit & Miss’ no es una serie de reivindicación LGTB. Ésa es una circunstancia más, pero es una serie sobre un criminal  que tiene que aceptar una nueva vida en un nuevo entorno y adaptarse a él. Arrastrar tras de sí sus secretos y dosificar cómo sus allegados los van conociendo. Es una serie británica, así que esperemos solventes interpretaciones, estética oscura y sobria y cierta austeridad narrativa (habrá quien diga avaricia: no hay serie británica que supere los 10 capítulos por temporada). 6 capítulos y apenas unas 4 horas y media constituyen la primera temporada que, parece ser, esperemos, eso dice internet, irá seguida por una segunda. Sea como sea, si no hay más temporadas, a pesar de esa prudencial reserva del final abierto, es una poderosa muestra de serial de esos que acaban siendo de culto, que en algún oscuro canal especializado programará en tres noches seguidas a horas de las que nadie se entere, que gusta a quién la ve y que, cuando llegan las listas de lo mejor del año, está allí.

Francesc Bon

desde Barcelona



¿Quiéres saber más de mí?
Todas mis entradas    |    Ficha de autor

Un comentario sobre “Hit & Miss, otra gran serie inglesa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *