Los Juegos del Hambre. La muerte en un reality

Uno de los estrenos más esperados en lo que llevamos de año (con permiso de la inminente llegada de Los Vengadores) ha sido ‘Los Juegos del Hambre‘, adaptación a la gran pantalla de la novela escrita por Suzanne Collins. La trilogía, que ya era un auténtico fenómeno teen, pretende reproducir su éxito en las salas de cine. Y por el momento, esta primera parte lo está consiguiendo. La cinta es una adaptación bastante meritoria de la novela, que encantará a los lectores de la saga. A los no lectores no les aburrirá, a pesar de su abultado metraje, aunque el trasfondo de la historia no está tan bien explicado.

Fotograma de Los Juegos del Hambre

‘Los Juegos del Hambre’ se ambienta en un futuro distópico en el que una nación dividida en 12 distritos vive bajo las órdenes del Capitolio. Como castigo a una rebelión de los distritos contra el Capitolio, éste impuso el castigo de que cada año, cada distrito enviase a un chico y una chica de entre 12 y 18 años para participar en una batalla a muerte hasta que sólo quedase un vencedor. Con los años, el castigo se ha institucionalizado y es un espectáculo muy popular, especialmente en la capital. En su primer año dentro del sorteo, la pequeña Primrose Everdeen resulta fatalmente elegida para representar al Distrito 12, uno de los más pobres. Para salvarla, su hermana Katniss se presenta voluntaria en su lugar, algo insólito en su distrito. Junto con Peeta Mellark, el otro elegido por sorteo, y su mentor Haymitch, viajará al Capitolio para participar en este reality macabro en el que el carisma puede ser tan útil como las habilidades de combate.

Cartel de Los Juegos del Hambre

La película tiene muy buen ritmo y no aburre en ningún momento, algo que se agradece ya que dura 140 minutazos. Jeffinfer Lawrence (‘X-Men: primera generación’) es una elección muy acertada para interpretar a Katniss, y lleva muy bien el peso de la película (por no mencionar que durante su visita a España para promocionar el film, la actriz me pareció un encanto). Sus partners masculinos Josh Hutcherson y Liam Hemsworth están correctos aunque no brillantes. En cambio, hay una serie de secundarios que arropan muy bien a la protagonista, destacando sobre todos ellos Woody Harrelson en el papel de Haymitch, pero sin olvidar a Wes Bentley (‘American Beauty’), Donald Shutherland, Elisabeth Banks, Stanley Tucci o el mísmismo Lenny Kravitz.

A pesar de su bajo presupuesto (está producida por un estudio modesto), recrea muy bien el universo de las novelas, un futuro retro en el que conviven los ambientes de miseria de los distritos con la alta tecnología del Capitolio y su lujo barroco. Los temas que se plantean son interesantes (las diferencias sociales, la manipulación de las masas, la violencia como espectáculo) aunque la película no profundiza tanto como las novelas. Teniendo en cuenta que los libros están narrados desde la perspectiva de Katniss, la película sabe resolver los momentos en los que es necesario explicar algunos conceptos, salvo por algún in your face que queda un poco como un telefilm.

En cuanto a las escenas de violencia, su director Gary Ross no sólo mantiene el tono de los libros, sino que narra con gran acierto esas secuencias. En Estados Unidos, Los Juegos del Hambre tiene una calificación PG-13 (algo normal dado su público objetivo), y esta calificación no se puede obtener mostrando escenas de violencia explícita. Sin embargo, no se dulcifica la dureza de las batallas entre los chicos y los planos en los que no se ve totalmente lo que pasa pero se intuye hacen que los combates tengan un gran impacto en el espectador gracias al poder de lo sugerido.

Los efectos especiales es quizá donde falle un poco la película, y ahí es donde notamos que no se trata de una superproducción. En cuato a la dirección, el recurso de la “cámara en mano” para darle más veracidad a las escenas no es de mis favoritos. Se utiliza especialmente cuando retrata el ambiente de pobreza de los distritos. Pero por lo demás, es una película perfectamente disfrutable no sólo por el público juvenil sino también por los más adultos debido al calado de sus tramas.

Para terminar, recordar que las comparaciones son odiosas. A pesar de que Los Juegos del Hambre comparte premisa con ‘Battle Royale’, son dos planteamientos distintos, y el tratamiento de la cinta japonesa es también muy diferente. También se comparará esta saga con la otra gran saga juvenil, Crepúsculo, pero tampoco tienen nada que ver. Como digo, los temas planteados en Los Juegos del Hambre pueden interesar a un público de más edad (no puedo decir lo mismo del romance empalagoso de los vampiros), y en cuanto a sus protagonistas, Katniss es una chica fuerte y decidida que lleva el peso de la saga, frente a la victimista Bella Swam. Hasta la actriz Jennifer Lawrence me parece mil veces más adorable que la mohína Kristen Stewart.

Tahúr Manco

desde Madrid



¿Quiéres saber más de mí?
Todas mis entradas    |    Ficha de autor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *