Más Guerra Civil, en ‘La voz dormida’

La crítica fácil de ‘La voz dormida’ es tacharla de otra película más de la Guerra Civil y por un lado se entiende a los escépticos que cada vez ven con peores ojos, un nuevo título de un cine, ya género en nuestra filmografía, que recorre de palmo a palmo, la historiografía ya no tan reciente de nuestro pasado.

'La voz dormida', de Benito Zambrano
© Warner Bros

Es cierto que el abuso sistemático de un estilo de cine acaba por cansar. Pero también es cierto que no se le puede evitar a cada uno, sacarse su espinita personal en forma de película, puesto que si bien el subgénero guerracivilista se prodiga en exceso, ninguno de nuestros realizadores vive encaramado a sus dogmas (no tenemos muchos Ken Loach, a pesar de lo que digan) y cada director, revisita el contexto de formas distintas, con una premisa común, un momento histórico que por otro lado, no podemos evitar referenciar.

Benito Zambrano es poco pródigo, pero alcanza altas cotas de calidad en su trabajo, formalmente perfecto. Tiene dos virtudes: gran sensibilidad y perfecto conocimiento del medio. Su lenguaje fílmico es incomparable y eso, fuera de críticas al género de la película, es incontestable en sólo tres títulos a sus espaldas.

La atmósfera fría, cortante, adusta escenografía para un filme que necesita de un decorado arisco y áspero para poder ser contado. No es una película más sobre la Guerra Civil, sino una lucha interior, un viaje psicológico al epicentro humano de una persona (una mujer como casi siempre en el cine de Zambrano), atascada siempre entre dos mundos, violentada por la realidad, subyugada por las circunstancias y eso es atemporal, encaja en cualquier espacio y dimensión, por lo que en ‘La voz dormida’ la posguerra será sólo un trasfondo y no un núcleo dominante.

Es cierto que en nuestro cine, es un recurso manido, el uso de la etapa franquista como subterfugio para hacer cine, pero todo son excusas históricas en las que enmarcar un hecho puntual o una historia personal, que nada tienen que ver unas con otras a pesar de su contexto. No escucho a nadie decir “vaya, otra película de barrio chungo californiano, con camellos y poli corrupta”. Cuantas películas se centran en Los Ángeles, desde su punto de vista social y racial, policíaco y mafioso y aquí nadie le canta las 40 a Paul Haggis o Antoine Fuqua. No escucho a nadie decir “puff, otra película sobre nazis”…

La película de Zambrano es conmovedora, de una profundidad honda y enternecedora. Sin alcanzar el estremecimiento narrativo que ostenta la novela en la que se basa, pero que ofrece sin duda una belleza fílmica impecable en cuanto a ambientación y desarrollo. Y que además nos ha regalado dos de las mejores actuaciones del año, de dos casi debutantes, televisivas, pero estupendas Inma Cuesta y María León, que se llevan (ya decíamos, como siempre en el cine de Zambrano), todo el esfuerzo circunstancial de su director por aportar credibilidad y sensibilidad a sus personajes principales.

No es malo hacer cine sobre la Guerra Civil, si el resultado es buen cine. Pero no todo en esta película es perfecto. Ni siquiera la habría apostado como una de las mejores películas del año. Pero que la inercia de nuestra industria la haga sobrevolar al resto por que en su temática está la chicha de nuestro cine patrio, no quiere decir, que en su conjunto, salvando la parcialidad por otro lado asumible de su mensaje, no sea una buen película, bien contada y mejor rodada.

 

.

Película: La voz dormida

Dirección: Benito Zambrano Guión: Ignacio del Moral y Benito Zambrano; basado en la novela homónima de Dulce Chacón

País: España Año: 2011
Duración: 128 min Género: Drama

Interpretación: Inma Cuesta  (Hortensia), María León (Pepita), Marc Clotet (Paulino), Daniel Holguín (Felipe), Ana Wagener (Mercedes), Susi Sánchez (Sor Serafines), Berta Ojea (La Zapatones), Lola Casamayor (Reme), Ángela Cremonte (Elvira), Antonio Dechent (juez)

Producción: Antonio Pérez

Música: Magda Rosa Galván y Juan Antonio Leyva Fotografía: Alex Catalán

Distribuidora: Warner Bros
Estreno en España: 21 octubre 2011

La voz dormida

Chisco

desde Granada



¿Quiéres saber más de mí?
Todas mis entradas    |    Ficha de autor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *