Sonidos para viajar: Syntax

A veces es divertido echar un vistazo atrás en nuestra memoria musical y rescatar cosas que hace tiempo que no escuchas. A mí me pasa a menudo con Pearl Jam o con Stone Temple Pilots. O con The Cure, según los días. Cuando lo hago con Syntax me doy cuenta de dos cosas: Pocos grupos me han llenado tanto con tan poco (un único disco en el mercado). La otra cosa que me suscita su recuerdo es darme cuenta que en el fondo, nunca he dejado de escucharlos.

Syntax y su música para viajar con la mente

Su música es una suerte de latidos vitales y ritmos cuya cadencia se instala para siempre en el cerebro. Se apartan de casi todo lo cotidiano y al mismo tiempo se empapan de aquello que conforma todo su elenco musical. Impregnan sus temas de una atmósfera que va más allá de cualquier vertiente progressive de la música electrónica.

Rompen los muros de esos convencionalismos puristas, con un toque rock que impacta a la vez que sorprende. Ya os digo, sólo un disco y después, puff. Desparecieron. Para volver tal vez pronto, se dice. Pero todo es ambiguo, como su primer disco que a ratos te hace viajar y a veces te roza el alma.

Trip-hop, ambient y emociones frente a un acantilado a la luz de unos faros de coche encendidos. Pura magia. Una simbiosis estimulante entre Jan Burton y Mike Tournier, que juega entorno al underbeat y a la profundidad de sus sonidos más graves. Totalmente defenestrados comercialmente, mal atendidos por un sello poco motivado, cayeron pronto en la profundidad de las listas y cualquier tipo de top selecto. Pero su escucha no dejará de transportarnos como en una etérea nube de buen rollo y música tremendamente vital a pesar de su oscuridad aparente. Todo eso es ‘Meccano mind’.

Su escucha no es una recomendación. Es una orden, malditos!



 

 

Chisco

desde Granada



¿Quiéres saber más de mí?
Todas mis entradas    |    Ficha de autor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *