Aquí le dejo mi tarjeta…

Woooooo!
© Woooooo!

En el ámbito del branding y la imagen corporativa, las nuevas tecnologías y soportes de difusión han modificado tanto los conceptos de diseño como la aplicación de los mismos. Poco a poco el papel ha dejado paso a la web 2.0, el reclamo publicitario a la campaña de guerrila y el típico plv (publicidad en el punto de venta) ha evolucionado hacia la interacción multimedia con el usuario.

Como decía, en el terreno de la imagen de marca y la comunicación de empresas, parece mentira que la tradicional tarjeta de visita siga teniendo vigencia. No sólo eso, incluso importancia crucial para obtener un objetivo claro de diferenciación visual. Aunque las necesidades han cambiado, las distancias se han acortado y las reuniones comerciales ya no son lo que eran (dos horas en la cafetería de un aeropuerto, antes de que nuestro posible cliente tome un avión a Barcelona; atender una cita en la cafetería del Hotel Intecontinental, porque tu oficina está siendo remodelada; acabar una charla animada tras un concierto con un apretón de manos, porque el técnico de sonido es además empresario y tiene un negocio que necesita de tus servicios), lo cierto es que al final, a pesar de todos nuestros esfuerzos tecnológicos, una tarjeta de visita sigue siendo a día de hoy uno de los medios más solventes e interactivos para “cazar” un buen contacto comercial.

Y si a eso le añadimos, medios poco convencionales, tenemos gran parte del trabajo hecho. Unas ligeras dosis de creatividad, harán el resto. La red está llena de ejemplos de acertado criterio a la hora de elegir el formato y el diseño de tarjetas personales o de empresa. Hemos “coleccionado” unas cuantas para que disfrutéis de su efectividad manifiesta.

Zoo Studio
© Zoo Studio

 
Autor desconocido
© Autor desconocido

 
Contract Advertising
© Contract Advertising

 
Fabrice Praeger
© Fabrice Praeger

 
Humanot
© Humanot

 
Michael Strauss
© Michael Strauss

 
Justin Ninneman
© Justin Ninneman

 
Justin Ninneman
© Joan Alvares

 
William Love
© William Love

 
Luis Llanos
© Luis Llanos

 
Woooooo!
© Woooooo!

 
Fabio Milito
© Fabio Milito

 
Premium Cards
© Premium Cards

 
Autor desconocido
© Autor desconocido

 
Autor desconocido
© Autor desconocido

 
Organi Studios
© Organi Studios

 
Cody Paulson
© Cody Paulson

 
R3M1X3D
© R3M1X3D

 
Chris Kaufman
© Chris Kaufman

 
Stephane Munnier
© Stephane Munnier

 
El Barbón
© El Barbón

 
David McDonald
© David McDonald

 
SlimWiki
© SlimWiki

 
Good Apples
© Good Apples

 
R3M1X3D
© R3M1X3D

 
Ditroen Design
© Ditroen Design

 
Adam Morris
© Adam Morris

 
Taste of Ink
© Taste of Ink

 
Eduard Cehovin
© Eduard Cehovin

 
Autor desconocido
© Autor desconocido

 
Rajesh Rajan
© Rajesh Rajan

 
Bravo! Propaganda
© Bravo! Propaganda

 
KaixerGroup
© KaixerGroup

 

Algunas páginas de las que hemos extraído estas tarjetas:

Galería Business Cards de DailyPoetics en Flickr
Domestika
NaldzGraphics
Ads of the World
Yorokobu
Card Observer
Splashnology
Behance Network
Flickr
It even has a watermark
Creattica

Vic FS

desde Madrid



¿Quiéres saber más de mí?
Todas mis entradas    |    Ficha de autor

3 comentarios sobre “Aquí le dejo mi tarjeta…

  • el 18 noviembre, 2011 a las 17:21
    Permalink

    Siempre que se habla de tarjetas de visita recuerdo la escena de American Psycho donde los ejecutivos alardean del papel, color y tinta de sus tarjetas. Legen-dario.

    En el plano creativo, oí hablar de tarjetas de visitas que son CD-ROM’s (los formatos shape-CD, con forma rectangular) para que cuando el cliente reciba la tarjeta, además pueda echar un vistazo a tu trabajo. Pero ya imaginaréis el engorro que es llevar un taco de CD’s, por mucha forma rectangular (con esquinas redondeadas, claro) que tengan.

    Respuesta
  • el 18 noviembre, 2011 a las 17:42
    Permalink

    Jajaja… Genial esa escena. Resume a la perfección cuando algo útil pero trivial se convierte en algo sobredimensionado en malas manos. En publicidad y diseño, eso ocurre con frecuencia.

    La tarjeta de visita tiene total vigencia, lo que pasa que requiere que se modernice su aspecto y se incentive la creatividad con la que se desarrollan. Hay un papel (cuyo nombre y gramaje, me guardo para clientes muy especiales), que con el simple tacto al coger la tarjeta, te ha conseguido el 50% de una venta. Si el contacto es mujer, puede garantizar incluso el 75% del proyecto.

    Hay un mundo sorprendente todavía en torno a las tarjetas…

    Respuesta
  • el 19 noviembre, 2011 a las 10:15
    Permalink

    woooo me encanta, aunque yo soy de los que piensan que el señor Bateman es un hortera ¿letras en oro y relieve? por favor!!! jajajajaj que escena más grande, sobre todo la cara de Christian Bale cuando le vacilan.

    Por otra parte, vaya entradón, Vic tiene razón, el momento de entregar una tarjeta de visita a un cliente es crucial, es como el momento Axe :), el tacto, la primera impresión de ese trozo de ti te puede dar una venta al instante o un “bueno la guardo y ya veré que hago”.

    Yo colecciono tarjets de visita, me apasionan, y tengo una de una empresa de software que la tarjeta esta dentro de un sobrecito troquelado con una barra de descarga de windows y con la tarjeta dentro la barra está llena, mientras sacas la tarjeta por el lateral se ve como se va “descargando el software” es genial.

    Lo malo es que la mayoría de los clientes, al menos los míos que soy más humilde, quieren el típico papel semisatinado rectangular con impresion digital y si les hablas de relieves, troquelados, transparencias u otras cosas te miran mal, ains.

    Me gustan las tarjetas cd de las que habla Tahúr, y también las usb, pero yo soy un romántico y donde se ponga una impresa….

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *