Si no veis ‘Cómo conocí a vuestra madre’ nunca entenderéis el código

Me gusta ‘Cómo conocí a vuestra madre’. Qué queréis que os diga. Nunca una serie menor nos pareció tan buena. Porque es así, CCAVM es un subproducto surgido al pairo de las sitcom de amigos tipo ‘Friends’ y que pronto poblaron todas las cadenas americanas: ‘Aquellos maravillos 70’, ‘Colgados en Filadelfia’, ‘Friends with benefits’… Todas quieren la suya, la CBS en esta caso por partida doble, pues también es propietaria de ‘The big bang theory’.

El planteamiento es sencillo, ponerle la cámara delante a un grupo de amigos y que cada uno haga la cucamona que mejor se le dé, con especial atención a las situaciones de humor. Qué para eso estamos haciendo comedia.

Algún día sabremos como conoció a la madre

El problema es que el resultado suele ser dispar (cómo pasa con las series familiares) y si no se anda con cuidado, la tendencia a la repetición y al chiste fácil hacen acto de presencia. En las aventuras de Ted Mosby (el arquitecto protagonista de esta serie), no ocurre eso. Lo primero es que Ted, las desdichas de su búsqueda del amor, la identidad de la madre de sus hijos y el cristo que los fundó a todos, al final, es lo menos importante.

La serie encierra píldoras de humor incandescente, que se encajan en la mandíbula como una risa floja que no se descuelga del maxilar. No es humor gamberro y ácido, del que hacen gala sus creadores en anteriores trabajos (‘American Dad’, ‘El show de Ali G’, sus colaboraciones con David Letterman…) sino que se postra ante una hábil resolución de escenas imposibles como la salida más graciosa para cada situación. La base de su gracia es que no todo tiene que hacer gracia. No hay risas enlatadas forzadas, no hay clichés para salvar a los personajes, ninguno se salva del despropósito que ellos mismos generan y humanizados, resultan más simpáticos. Y más creíbles.

Me gustan las comedias que echan mano de la cotidianidad de unos personajes normales, antes de hacerles entrar en el paroxismo de sus disparatadas reacciones ante lo que les sucede. El mejor para eso es Barney Stinson, uno de los personajes mejor trabajados de cuantas series de humor hemos visto por aquí. Con una rotundidad cómica que deja sin palabras. No os engañéis, no es un secundario gracioso al uso.

La resurrección del otrora niño prodigio televisivo (hacer memoria de aquel pastoso serial que resultaba la vida de Doogie Howser) ha sido todo un descubrimiento, pues aunque no termine de ganarse al público en general, lo cierto es que su personaje y algunos momentos estelares de su particular idiosincrasia son uno de los motores del argumento.

Aunque parece que pierde un poco de fuelle en las últimas temporadas, la séptima que está a punto de echar a rodar, promete devolver el pico de calidad a los niveles de la segunda y tercera entrega de la serie.

La referencia universitaria de los bocadillos, que Ted, Marshall y Lily “comparten”, los excesos canadienses de Robin o las disparatadas teorías de Barney (la proporción sexy-crazy en las mujeres, los ojos de loca, la cadena/pirámide de gritos…). Legendarios momentos todos en una serie que esconde mucho más de lo que parece a primera vista y que debe estar en este recopilatorio por méritos propios.

Vic FS

desde Madrid



¿Quiéres saber más de mí?
Todas mis entradas    |    Ficha de autor

3 comentarios sobre “Si no veis ‘Cómo conocí a vuestra madre’ nunca entenderéis el código

  • el 13 septiembre, 2011 a las 19:26
    Permalink

    Me gusta CCVM porque es “lo contrario a una comedia de enredo”. Se plantean situaciones explosivas, pero en vez de marear la perdiz todo el capítulo, resulta que al minuto siguiente están resueltas, y así seguimos avanzando la trama con ritmo y sin exprimir cada tontería hasta aburrir.

    Es cierto que es una serie a la que hay que darle un poco de tiempo. Un capítulo o dos puede que no te enganchen, pero en la segunda temporada Barney descubre todo su potencial. Y por lo menos, no acaban todas las temporadas con un “cliffhanger” entre Ted y Robin, como pasaba con Friends.

    Y el personaje de Barney… qué puedo decir. Un auténtico MDSL (Maestro De La Seducción). Una spinn-off sobre él seguramente no funcionaría, pero como secundario en CCVM es insuperable. Todo un ídolo.

    Respuesta
  • el 16 septiembre, 2011 a las 15:59
    Permalink

    Y esa manera de acabar las temporadas!!! legen…… / Siguiente temporada: …dario!!!

    Gran serie y Gran Post!!!

    Un saludo

    Respuesta
    • el 16 septiembre, 2011 a las 16:45
      Permalink

      Nos agrada que te haya gustado y que nos leas… Esperamos verte a menudo comentando!

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *