Arsenio Lupin, ladrón y caballero

Como primera entrada en este blog, voy a hacer referencia a un personaje literario que me fascina. No es otro que Arsenio Lupin, un ladrón de guante blanco, amparado en la Belle Époque francesa de la que hereda estética e intereses ilustrados.

El personaje hizo aparición en una serie de relatos cortos, escritos de la mano de su autor Maurice Leblanc para una revista gala a principios del siglo XX. Hoy día se pueden encontrar 19 novelas, obras de teatro, adaptaciones de otros autores, películas y cómics, pudiendo también ver a nuestro personaje como coprotagonista en algún videojuego.

Arsenio Lupin, el ladrón más famoso de la literatura de Maurice Leblanc

Arsenio Lupin, astuto, inteligente, irónico, cada relato te hace reír y te sorprende al desconocer como llevará a cabo el robo, cada uno de ellos es un reto que se marca. Para Lupin es un juego en el que se divierte, es un galán con las damas, a las que no sabes si le está contando la verdad o todo es una mentira disfrazada.

Lupin fue tan popular en Francia como llegó a serlo Sherlock Holmes en Reino Unido, continuistas de la tradición policiaca que potenció en Estados Unidos, Edgar Allan Poe con su Auguste Dupin.

Como otros personajes de la literatura de detectives, a un paso entre la novela gótica y las historias que dieron vida después al cine negro, Lupin es un perfeccionista, un virtuoso de su habilidad. Artista de lo inverosímil como Rocambole o Vidocq, Arsenio recoge el testigo de Robin Hood y aplica su especialidad (robar con especial maestría) para devolver un poco de lo que los ricos y poderosos sustraen a los pobres. Lupin no es anarquista, no lucha contra las clases pudientes en general, sólo contra aquellos nobles que son tan corruptos como él.

Un personaje interesante, lleno de matices, que os hará disfrutar de una literatura llena de aventuras y humor, disfrutables con catorce o sesenta años, mientras que sus malas artes inspiran a más de un seguidor, bajo el consejo de “desviar la atención, esa es la clave” como le aconsejaba su padre al protagonista.

Os dejo con un fragmento de uno de los libros…

 

 

Aquel contenía una hoja de papel cuadriculado, llevando como encabezado este manuscrito: “Prisión de la Santé, París”. Luego miró la firma: Arsenio Lupin.

 

Estupefacto, leyó:

 

“Señor barón: En la galería que une sus dos salones existe un cuadro de Felipe Champaigne de excelente manufactura y que me agrada sobremanera, Sus Rubens son también de mi agrado, así como el más pequeño de sus Watteau.

En el salón de la derecha anoto el aparador de Luis XIII, los tapices de Beauvais, el velador estilo Imperio firmado por Jacob y el armario Renacimiento.

En el de la izquierda, toda la vitrina de las joyas y de las miniaturas.

Por esta vez yo me conformaría con esos objetos, que creo son fáciles de pasar y transferir. Por consiguiente, le ruego los haga embalar en forma conveniente y expedirlos a mi nombre (a porte pagado) a la estación ferroviaria de Batignolles, antes de las ocho…. pues de no ser así yo mismo haré proceder a su traslado durante la noche del miércoles 27 al jueves 28 de septiembre. Y cual es justo, no me conformaré con objetos que no sean los indicados.

Le ruego perdone las pequeñas molestias que le causo, y sírvase aceptar la expresión de mis sentimientos de respetuosa consideración.

Arsenio Lupin.

P. S.- Sobre todo no me envíe el más grande de los Watteau. Aun cuando usted haya pagado por él en la Casa de Ventas treinta mil francos, no es sino una copia, pues el original fue quemado en tiempos del Directorio por Barras, en una noche de orgía. Consulte usted las Memorias inéditas de Garat.

Tampoco me interesa la castellana Luis XV, cuya autenticidad me parece dudosa”

 

– Señor, no es en modo alguno costumbre de prevenir a las personas de que se las va a despojar de lo suyo. Arsenio Lupin, en particular, no comete semejantes errores.

 


El Hombre Ilusorio

desde Zaragoza



¿Quiéres saber más de mí?
Todas mis entradas    |    Ficha de autor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *