Un anuncio muy directo, a la memoria

La publicidad bien entendida, no sólo es cuestión del público que la atiende, sino también del creativo que le da forma. Es habitual que la promoción de algún evento o producto se cargue de un carácter agresivo o directo, si con ello, la atención del usuario de a pie puede ser captada con mayor impacto.

El resultado puede acabar siendo un burdo mensaje o un sofocante esfuerzo mental cuando el responsable de la misma no está fino. Eso es bueno. La verdadera buena publicidad resalta más cuando compite con estos pésimos ejemplos.

Una campaña para la memoria que aún está vigente

Aunque el anuncio es antiguo, la campaña todavía está vigente y además la atemporalidad de la publicidad es uno de sus mejores argumentos, os proponemos uno de sus spots televisivos que te reconcilian con la profesión y con el mundo. O casi.

No decimos más. Debéis verlo simplemente.

 

Chisco

desde Granada



¿Quiéres saber más de mí?
Todas mis entradas    |    Ficha de autor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *