No le digas a mamá, que veo ‘No le digas a mamá…’

En plena vorágine de cancelaciones y reprogramaciones veraniegas en todas las cadenas, un nuevo programa se abre camino en la parrilla televisiva. Es curioso, porque de unos años a esta parte, el humor y la comedia vivían en este país un momento dulce. Éxitos de programas basados en la risa, webseries de marcado carácter cómico, diversificación de formatos con estrenos incluso sorprendentes…

Sin embargo, la llegada del verano, la resaca del 15M, las derrotas de Nadal en toda cancha que no se francesa o vete tú a saber qué, está despatarrando ese buen baremo obtenido últimamente.

El nuevo programa de Goyo Jiménez y Dani Rovira, aterriza en Cuatro

‘No le digas a mamá que trabajo en televisión’ es el nuevo programa de la sobremesa de Cuatro, canal que tras telecincoabsorción, está encadenando una política bastante pobre en cuanto a su evolución anterior.

Seamos sinceros, ‘Tonterías las justas’ no nos gustaba nada. Lo soportábamos, más que lo veíamos, única y exclusivamente por el Ranking (Ahí sí Flo, ahí nos quitamos el sombrero. No nos extraña que aceptaran el programa con una demo de este espacio).

Por eso cuando supimos que Goyo Jiménez y Dani Rovira iban a coger el testigo de mantenernos entretenidos en la hora de la siesta, nos llevamos un alegrón. El primero es un todoterreno, todos le conocéis. Alguno le habrá visto dándole al cayo del teatro clásico en Almagro. Todos llevamos varios años riéndonos con él y el monólogo le ha hecho grande. El malagueño Rovi, es uno de esos tipos que han conseguido con esfuerzo y calidad que la comedia lleve algunos viviendo ese momento impulsor que comentábamos al principio. Sí, sí, sin babear ni pelotear, hay que agradecérselo a él. Forma parte de esa hornada hiperactiva y saturada de cultura mediática actual: David Broncano, Quequé, Luis Piedrahita, los Muchachada, etc…

Sentimos decirlo pero el hostiazo ha sido tremendo. Hemos querido darle una segunda oportunidad, incluso una tercera, pero no hemos podido con una cuarta. Tras el estreno frío, no queríamos escribir esto en caliente, valga la contradicción. No ha servido relajar la tensión.

El programa en sí, es mejor que TLJ. Pero en aquel se pegaban. En este se curran más los chistes, estos dos cracks tienen más espontaneidad que aquellos, pero te pasas el rato esperando que vuele un corchopan.

Abusa menos del efecto tetas, pero también hace lo suyo. La elocuencia de Goyo tan alabada en sus monólogos, no sirve aquí para hilvanar un chiste con otro. Cuando se suelta dos minutos del guión, la cosa gana mucho. Rovira, como el Guadiana, hace lo que puede con lo que le dan, apareciendo y desapareciendo con el tiempo justo para una frase bien traída.

Será el efecto David Guapo y Leo Harlem, que a su paso por La Sexta, fuera del formato monólogo no hacen ni puta gracia? No lo sabemos, esperemos a ver qué pasa, pero, nos preguntamos: ¿dónde quedaron los buenos tiempos de Cuatro? ¿La época de ‘Noche Hache’ y ‘Éstas no son las noticias’? Buenos tiempos no sé, mejores seguro.

De hecho daría para otra entrada, pero, ¿dónde está la cadena que sorprendió con ‘El hormiguero’ (al principio)? La de los documentales de Jon Sistiaga o los editoriales de Gabilondo. La cadena que apostó por ‘Cuestión de sexo’ o que se curró una de las mejores retransmisiones deportivas el año de la Eurocopa. La que acertaba con las series cuando los demás buscaban en las rebajas (‘House’, ‘Dexter’) o la que metió la cámara en la calle con cierta gracia (Hablamos del comienzo de ‘Callejeros’. El comienzo sólo eh…).

En fin, esa es otra historia…

 

 

Vic FS

desde Madrid



¿Quiéres saber más de mí?
Todas mis entradas    |    Ficha de autor

2 comentarios sobre “No le digas a mamá, que veo ‘No le digas a mamá…’

  • el 7 julio, 2011 a las 9:30
    Permalink

    Nunca llegué a ser seguidor de TLJ. El ranking estaba bien, siempre hace gracia ver a la gente hostiarse, pero el guión era imposible de seguir por parte de los presentadores y los chistes (juegos de palabras imposibles en spanglish) perdían la gracia al recitarlos sin ritmo y a destiempo.

    De “No le digas a mamá”, me parece que es un SLQH venido a menos (en su peor época, cuando sólo tenían imágenes de un par de cadenas y se tiraban media hora destripando un programa). Coincido en que fuera del monólogo, Goyo y Rovira están desaprovechados. Por lo demás, reporteras que nos las venden como si fueran pibones pero que no llegan a tanto. Eso y una co-presentadora un poco choni (¿versión de barrio de Patricia Conde? ¿Belén Esteban si hubiera estudiado?) que curiosamente no me disgusta nada… tengo que hacer que me miren esto último.

    Respuesta
    • el 7 julio, 2011 a las 17:10
      Permalink

      Desde luego debes hacértelo mirar, jejeje…
      El programa mejora con los días, no mucho pero mejora… Supongo que los comienzos son difíciles, pero preferimos darles la hostia ahora y provocar el cambio a mejor, que dorarles la píldora por ser quien son y que luego se vaya todo al carajo… Hoy han tenido dos chistes graciosos, uno Goyo y otro Dani. Y ya… Así no se puede…
      Puede que hayan heredado ciertos guionistas de SQLH, puede que Jiménez y Rovira, hagan gracia casi con cualquier cosa que digan, pero por favor, el que rellena los papelitos para entetiempos, para cuando no sacan la genialidad que llevan dentro, que se recicle un poquito, que se haga unos cursillos o algo…
      Ah! Y a la imitación de El Follonero en galego, pues que quieres que te diga, ni fú ni fá…

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *