Los audímetros: qué son y cómo funcionan

El año pasado escribí para mi blog un artículo sobre los audímetros, esa leyenda urbana, que tuvo una acogida relativamente buena. Es un tema que sigue interesando (en cierto modo nunca pasa de moda) y con los comentarios que se dejaron en el post puedo aportar un poco de información adicional.

Para empezar ¿qué es un audímetro? Pues un aparato como el de la imagen. Tiene el tamaño aproximado de la mitad de un vídeo VHS, o un decodificador de Digital +. Sirve para investigar (lo que no se puede observar se investiga) las audiencias de televisión. Y lo hace de forma bastante fiable y sobre todo precisa. Existen otros métodos para investigar audiencias en TV, como el panel del EGM (Estudio General de Medios, un cuestionario a nivel nacional) o las encuestas telefónicas en las que te preguntan qué estás viendo en ese momento. Ningún método es necesariamente mejor que el otro. Sin embargo, en el caso de las encuestas, existe el problema de que la gente tiene el vicio de mentir como bellacos. Engañar a un audímetro es más difícil.

Pues esto, señores, es un audímetro

La empresa que lleva el tema de los audímetros es Tylor-Nelson (TNS) tras absorber a Sofres. Es de los pocos sectores donde no sólo se permite el monopolio sino que es recomendable. Al fin y al cabo, la clave de las audiencias es fijar el precio de la publicidad en TV y si hubiese dos empresas que aportasen datos diferentes, sería un caos.

El audímetro está conectado al televisor como un DVD o una Xbox. Además, hay que abrir la televisión para instalar parte del dispositivo. Si eso supone cargarse la garantía, la empresa se haría cargo de las posibles reparaciones que necesitase la tele en ese periodo. Una vez instalado, el audímetro es capaz de registrar, segundo a segundo, qué canal se está viendo en todos los televisores de la casa, aunque sólo se instala uno. Eso incluye saber si se está usando una entrada exterior a la televisión, como un DVD, una consola o un disco multimedia. Actualmente, tienen tecnología para medir el consumo de canales de TDT, donde en una misma frecuencia se transmiten hasta 4 canales diferentes. La TDT, aunque es digital, no tiene señal de retorno y por tanto sigue necesitando de los audímetros para medir la audiencia. Las plataformas de pago son otro cantar, ya que sus ingresos no dependen sólo de la publicidad, y suelen tener encuestas internas para ver qué canales de la plataforma tienen más aceptación.

En España se utilizan los audímetros activos. Llevan incorporado un mando para que el espectador indique cuál de los miembros de la familia es pulsando un número que tiene asignado. Un audímetro puede registrar hasta 9 miembros del hogar y 7 invitados. Al encenderlo, éste pide que el espectador se identifique. Periódicamente, si no se cambia de canal, volverá a pedir que el espectador confirme que está ahí y que no se ha limitado a dejar la tele encendida. De lo contrario, empieza a emitir un pitido cada vez más frecuente y más alto. Si alguien intenta ver la tele sin identificarse, le será difícil prestar atención al programa. De madrugada, el audímetro envía todos los datos que ha ido registrando a lo largo del día, y se analizan datos sospechosos que sugieran que se ha intentado falsear el consumo de TV.

Y esto es, en efecto, el mando del audímetro

Recientemente, TNS amplió la muestra de audímetros a 4.500 aparatos. Eso supone 4.500 hogares, lo que nos podría dar entre 13.000 y 14.000 espectadores. En contra de lo que mucha gente piensa, estadísticamente es una muestra suficientemente amplia como para reflejar con fidelidad el consumo real de televisión. Los audímetros se reparten mediante una técnica de muestreo estratificado: hay más audímetros en las provincias con más población, y se respetan igualmente otras proporciones como la edad, etcétera. Los seleccionados son recompensados mediante un programa de puntos para incentivar la permanencia durante todo el periodo (hasta 4 ó 5 años), aunque los regalos, por lo que tengo entendido, no son gran cosa. Por razones legales, no se puede ofrecer dinero a cambio de tener un audímetro.

Los errores en la medición de la audiencia no vienen por el tamaño de la muestra, como digo, sino por el comportamiento de ésta. Mucha gente se da de baja antes de completar todo el periodo, y otros utilizan el audímetro con desgana y no aportan datos del todo veraces. Los hogares que se dan de baja se sustituyen por otro y eso da lugar a una muestra que se recicla en parte y puede estar sesgada con respecto a la original. Con todo, y pese al escepticismo, los datos aportados por el audímetro son bastante representativos del consumo de televisión en España.

Al final, poco importa si te crees o no las audiencias. Los datos se usan para poder vender espacio de emisión a los anunciantes. Emitir un anuncio en un programa en prime time es más caro que por la mañana o de madrugada. Curiosamente, la audiencia se registra minuto a minuto por una cuestión de poder manejar los datos (se puede registrar segundo a segundo, pero la información suministrada sería inmanejable), cuando en un minuto caben unos tres anuncios… y entre un anuncio y el siguiente la audiencia puede desplomarse por el efecto del zapping.

Además de tener mucha audiencia, también es muy importante qué tipo de audiencia está viendo cada programa: hombres, mujeres, niños, jóvenes, mayores, etcétera. Más de un programa se enfoca a un target específico y consigue mucha audiencia, sí, pero de otro tipo de público, y al final la inversión en publicidad no es rentable.

En resumen, los audímetros son un método de investigación de audiencias, y tienen un objetivo muy claro: ponerle precio a los anuncios. No es un método perfecto, pero sí muy fiable. Los problemas son muchos y variados, incluyendo a la hora de vender esa publicidad. Pero de momento, es como nos apañamos.

También podéis ver un reportaje donde el propietario de un audímetro (doblado por la voz de Peter Griffin y el jefe de policía Wiggun) responde a las preguntas de un periodista.

Tahúr Manco

desde Madrid



¿Quiéres saber más de mí?
Todas mis entradas    |    Ficha de autor

Un comentario sobre “Los audímetros: qué son y cómo funcionan

  • el 11 julio, 2011 a las 13:05
    Permalink

    Pensaba que el método mas fideligno era medir el acaparamiento de la señal en cada canal.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *