Standstill, una larga observación – 1ª Parte

Este comentario iba a tratar sobre los conciertos que realizaron Standstill los días 7, 8 y 9 de marzo en el Círculo de Bellas Artes de Madrid presentando ‘Room’ su espectáculo, pero eso sería quizás un escenario demasiado concreto para contar lo que significa esta banda, en este caso para mí.

Esta banda comenzó como casi todo el mundo sabrá realizando un hardcore en inglés con una intensidad descomunal en Barcelona. Yo les conocí por casualidad. Un jueves buscaba un concierto para ir con un par de colegas a tomar algo y descubrir algún grupo y en la sala Siroco estaban esos chicos delgados y vestidos de negro soltando toda esa energía en forma de ‘Memories Collector’ y me reventaron la cabeza. El primer paso para interesarme estaba dado, esa intensidad y energía en el escenario canalizado por ciertas melodías de su cantante que le daban un pequeño toque épico, muy sutil, pero básico.  Después les vi en el Festimad de El Soto (Móstoles)  y tocaron de día. Nunca me han gustado los conciertos abiertos de día, imaginaos a Pink Floyd así… qué pena.

Romper un silencio así, no tiene perdón

Luego por  circunstancias me interesé por músicas diferentes, unas más Kleneex y otras menos y cuatro años más tarde un conocido me comentó un disco que iba a ser terrribllee (como diría el propio Piqueras), Vivalaguerra de Standstill… “coño… esos los conozco y cantaban en inglés”.

El caso es que lo escuché y tuve una sensación curiosa, no terminaba de calarme pero había algo poderoso que aún no se dejaba ver del todo y me llamaba, si alguien ha terminado flipando con King Crimson supongo que me entenderá.  Este disco a día de hoy me parece uno de los mejores que he escuchado en mi vida. Cómo pude dejar de hacerles caso durante cuatro largos años???

Lo importante es descubrir lo que nos ofrecen. La música seguía teniendo esa sensación de intensidad pero a nivel instrumental sonaban muy mediterráneos y más desnudos, más acústicos y su cantante me atravesó absolutamente. Sus letras en inglés eran muy interesantes y decían cosas que dejaba claro que su escritor tiene cierto huracán interno. Pero cuando se pasa al castellano, creo que tiene muchas más herramientas para contar lo que quiere ya que en tu lengua materna comprendes absolutamente los detalles.

Se ha hablado mucho de sus letras, yo lo que creo es que tiene la capacidad de decir cosas sencillas pero absolutamente desnudas. Son frases poderosas pero familiares. Y luego su interpretación lo lleva más allá. Es un disco que habla de circunstancias de la vida, sobre sus problemas en el grupo o sus sensaciones, sobre el amor y sobre lo que cada uno sienta…

Quizás es que somos de la misma generación y parece que entendemos las cosas de una forma parecida, pero en cada concierto que les veo, noto como el público hacemos esas letras como nuestras.

Y llegamos aquí como llegué yo al final de este disco, con el resto de Standstill por conocer y comprender, con una visión todavía sesgada pero ansiosa. Dejo una frase de Enric (su cantante) hasta el siguiente comentario:

“Vamos a medir cuál es, si es distancia, entre la amistad y la infinita complicidad” (La mirada de los mil metros)

Javinfusion

desde Madrid



¿Quiéres saber más de mí?
Todas mis entradas    |    Ficha de autor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *