Ricardo Darín se deja enredar en ‘Un cuento chino’

Cuando una película consigue a partes iguales divertir y enternecer a su público, seguramente nos encontremos ante un buen trabajo de guión y una excelente interpretación de sus protagonistas. ‘Un cuento chino’ no será nunca una película de culto (a pesar de que la taquilla argentina la ha tratado bien), sin embargo si es una gran película. Serena, contenida, amable, simpática. No está demasiado edulcorada, error que suelen cometer muchos directores que buscan el reconocimiento rápido de la crítica.

La última película de Ricardo Darín

La historia de Jun y Roberto (o lo que es lo mismo, Huang Sheng Huang y Ricardo Darín), es como dice el título un cuento, una fábula de distanciamiento social y necesidad de afecto por encima de cualquier cosa. Imprevisibles, como son las películas que enfrentan a dos personajes culturalmente opuestos es una situación límite, son las puertas de salida que escoge el director para sacar de su cotidianidad a los personajes que consiguen empatizar tanto entre ellos como con el público, gracias a una sutil combinación de comedia dramática y sencillez en la interpretación, sobre todo del actor argentino.

Darín, que se le aleja en esta película de su pose de duro bonaerense, para resaltar su lado más hosco y humano, compone con acierto el pilar del metraje que es su interpretación. Es el Walter Matthau de esta extraña pareja. Gruñón, malhumorado, extinguido como ser social debe acostumbrarse a una situación incómoda, inesperada. Lo afronta con desdén, pero con gallardía y nos enseña que nunca hay distancias tan lejanas, que no puedan acortar un poco de dulce de leche y un desayuno compartida.

Tan sencillo como eso, la inmensidad de dos mundos tan alejados como China y Argentina, la realidad de un mundo completamente deshumanizado y cruel, se tornan en posible comunión cuando de lo que estamos hablando es de personas. Simplemente de personas.

Dos historias que en realidad tienen mucho que ver a pesar del distanciamiento de sus protagonistas. Los dos han perdido a alguien. Los dos están buscando a alguien. Sebastián Borensztein los hace discurrir, casi sin tocarse, en esta su tercera película (un desconocido prácticamente para nosotros), hasta que sus necesidades no tienen más remedio que imponerse ante sus diferencias.

Sin duda una película muy recomendable, nada lacrimógena y con la dosis de humor suficiente como para que la tristeza no se instale demasiado tiempo en el visionado, un film que le debe más a la tradición cinematográfica argentina que a las comedias americanas ochenteras, pero que sabe poner en valor la relevancia de no perdernos a nosotros mismos. Ni a los demás.

Película: Un cuento chino
Dirección y guión: Sebastián Borensztein Año: Argenina Año: 2011
Duración: 115 min Género: Drama
Interpretación:Ricardo Darín (Roberto), Huang Sheng Huang (Jun Quian), Muriel Santa Ana (Mari), Enric Rodríguez (Roberto joven), Iván Romanelli (Leonel).Producción: Gerardo Herrero, Juan Pablo Buscarini, Pablo Bossi e Isabel García Peralta

Música: Lucio Godoy
Fotografía: Rodrigo Pulpeiro

Distribuidora: Alta Classics
Estreno en España: 17 junio 2011

Un cuento chino

Vic FS

desde Madrid



¿Quiéres saber más de mí?
Todas mis entradas    |    Ficha de autor

2 comentarios sobre “Ricardo Darín se deja enredar en ‘Un cuento chino’

  • el 6 noviembre, 2011 a las 10:52
    Permalink

    Ricardo Darín no es un actor que me entusiasme, pero tengo que reconocer que fue protagonista de unas de mis películas favoritas junto con Héctor Alterio el cual si me fascina como actor, la peli se llama “El hijo de la novia” a los que les guste el cine argentino y el trabajo de Ricardo Darín, os la recomiendo.

    Respuesta
    • el 6 noviembre, 2011 a las 12:53
      Permalink

      No me puedo creer que no te guste Ricardo Darín, jejeje… Lo admito, pero no me lo puedo creer… Además de la que comentas, yo no dejaría de ver: ‘Nueve reinas’, ‘El mismo amor, la misma lluvia’, ‘Luna de Avellaneda’, ‘Kamchatka’, ‘La fuga’, uff… No sé, tiene demasiadas este señor…

      Héctor Alterio, irrefutable, un grande, alguien por quien merece la pena acercarse a un cine, sólo porque él esté en la película. Me pasa lo mismo con Federico Luppi. La casta de los grandes. El cine argentino tiene tantos alicientes: Darío Grandinetti, Diego Peretti, Leonardo Sbaraglia, Eduardo Blanco, Cecilia Roth… De directores ya no hablo que me paso de largo, jejeje…

      Todos a ver cine argentino, hombre ya!

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *