Butch Cassidy y Mateo “Kid”

¿Qué pasaría si uno de tus personajes favoritos del cine, no hubiese muerto? ¿Si todavía estuviera por ahí vivito y coleando, haciendo de las suyas? Pocas segundas partes, resultaron tan originales siendo tan poco innovadoras y es que si lo miras bien, el nuevo título de Mateo Gil, es la segunda parte perfecta. No retoma la historia inicial donde acabó, si me apuras, ni siquiera parece que continúe ninguna narración. ‘Blackthorn’ es otra historia…

Bajo que piedra te escondías, Butch?

No es que nos la ponga dura el amigo de Amenábar (que si) y haya que alabarle porque toca. Es que le teníamos ganas, la verdad. ¿Dónde estaba? Pues ahí, aunque tú no te hayas dado cuenta, como el Butch Cassidy de su nueva película.

A diferencia de otros bohemios del cine, de otras almas inquietas que se oscurecen bajo su propio destello de genialidad (como Jordi Mollá o Juanma Bajo Ulloa), Mateo Gil no ha perdido el norte. Sigue impertinente con su manía de no destacar, de querer sentarse al fondo de la sala, de automutilarse hasta forzarse a hacerlo mejor. A la chita callando.

Pero volviendo a la película, que nos vamos por los cerros de Minglanilla, nos gusta como el director ha cogido un clásico y le ha dado la vuelta. Con respeto pero sin miramientos. Con estilo propio pero sin envoltura de pretensiones. A veces las segundas partes son difíciles de digerir, entre otras cosas porque no atienden a la verdadera necesidad de reencontrarse con una historia o con un personaje, sino que persiguen el enriquecimiento de un bolsillo ajeno.

Sin embargo en esta ocasión, la sutil elección del personaje a recuperar merece por lo menos una llamada de atención. Ha pasado el tiempo justo y la relevancia del nombre no es ni demasiado elocuente ni excesivamente olvidada, con lo que nos encontramos ante una situación interesante. Pocas historias, podrían ofrecernos una continuación mejor trazada, resultando creíbles y a la vez entretenidas para que el que no tenga ni idea de quién es el forajido al que todos buscan.

Que vayáis al cine, coño. Y luego nos contáis.

 

 

 

Vic FS

desde Madrid



¿Quiéres saber más de mí?
Todas mis entradas    |    Ficha de autor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *