Lore y Macu, ay que dos!

No hay cosa que más le joda a los todopoderosos Goliat mediáticos, que el hecho de que los pequeños novatos les roben la merienda. Esto es aplicable en todos los órdenes de la vida, pero en lo que tiene que ver con televisión, esta situación se traduce en pataleta corporativa cuando la cadena contraria les mete un gol, sobre todo si es en el descuento y a puerta vacía.

En estos tiempos inciertos que corren, en los que la casposidad y el aborregamiento de masas son asignaturas obligatorias que debes practicar si quieres abrirte camino en las parrillas actuales de casi todas las cadenas nacionales, resulta curioso ver como los canales “de toda la vida” se soliviantan ante el hecho de que los rivales les levanten a la audiencia con sus propias herramientas, o sea haciendo uso de las técnicas más burdas para atraer la atención de los telespectadores.

El temazo del verano, 'Lore, Lore, Macu, Macu'.

Llamar la atención sobre la incipiente telebasura, criticar las malas artes televisivas o revalorizar sistemas proactivos con los espectadores, son actitudes propias de las jóvenes televisiones y los canales de TDT.

Allá por 2008, la gente de La Sexta, más concretamente el entertainer Buenafuente, le dio en todos los morros a la competencia televisiva, a la industria de la música, al mundo de los festivales y a todo paleto cantamañanas que iba por la vida de entendido en promoción mediática y lanzamiento de productos.

Se la metió doblada a todos con Rodolfo Chikilicuatre y su rollito de bombazo televisivo. En cuatro días era verdad aquello de que “lo bailan en Argentina, en Serbia y Oregon” porque todo el mundo se contagió de la última tontería del espectáculo que a alguien se le puso en los mismísimos inculcarnos con esfuerzo. BFN nos demostró lo fácil que es crear una tendencia, adoctrinar al público para que consuma con saña, sin conocimiento, absorbiendo como esponjas lo que sea, con tal de ser cool.

El adormecimiento mental es muy malo, nos convierte en zombies de cualquiera que nos mande perrear (o bailar como gorilas, puestos a buscar ejemplos).

Volviendo al principio, los grandotes de la industria ven como últimamente hasta el más tonto sabe latín, da igual que hablemos de cine, música o televisión y no les gusta que les quiten adeptos y mucho menos que les digan en las barbas, lo tontos que son. Por eso los dinosaurios de Telecinco han pensado que si los niñatos de La Sexta, pudieron marcarse un tanto con el ‘Chiki, chiki’, ellos no van a ser menos y se han fabricado (en un ratito oiga, 12 creativos, dos responsables de programación y un Community Manager, que siempre debe haber uno en estas grandes ideas) su propio bombazo del momento, con el que calculamos pretenden: petar las listas de ventas de politonos descargados, asolar el panorama musical veraniego español, montar unas cuantas actuaciones al aire libre, de esas que atraen a las masas más culturetas de este país y de paso, claro, forrarse. Que se nos había olvidado.

Vamos que se han currado el ‘Lore, Lore, Macu, Macu’, o lo que es lo mismo, como entrelazar un producto que triunfa, con otro que quiero que triunfe, para que así a fuerza de repetir, la gente que es tonta del nabo, acabe repitiendo ABC hasta donde yo les ponga el palito, del que cuelga una zanahoria de la que cuelga un cinco. Por el culo te la…

Si les dejamos, este temazo donde los haya acabará sonando en los descansos de la Super Bowl, o lo que quede más a mano para que los directivos de corbata y expertos en la industria se avellocinen más todavía en sus poltronas.

Con dos cojones…

Chisco

desde Granada



¿Quiéres saber más de mí?
Todas mis entradas    |    Ficha de autor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *