‘Destino oculto’ un thriller con sentimientos

Siempre he dicho que las películas que esconden algo siempre son estimulantes. Pero de ahí, a presentar una película como algo que luego no será, hay un largo trecho. Esa promoción engañosa de un film es tan peligrosa e hiriente, que cuando la sufres, cuando te la dan con queso, sales de la sala mirando reojo, como desafiante, esperando a que alguien de la cara (ya sea el director de la película o el que corta las entradas en los minicines).

En ‘Destino oculto’, te pasa eso y quien quiera negarlo argumentando que las películas románticas también pueden ser entretenidas, es que ha sido poseído por el espíritu de Julia Roberts y merece una lapidación sangrante. Mucho. Que todas las piedras sean de punta.

'Destino oculto' es un thriller con sentimientos

Adornar una película sobre el amor, con tintes de otros géneros es algo que ya nos habían hecho otras veces, como mejor o peor resultado y hasta al mismísimo Luc Besson se lo perdonamos, por metérnosla doblada con ‘El quinto elemento’. Pero es que salía Milla Jovovich en tanga de cinta aislante, hoygan.

Me paro en seco, antes de que me llamen frío y sin sentimientos, para alegar en mi defensa, que no tengo nada en contra de las películas románticas. De hecho, las hay y muy buenas (como ‘Antes del amanecer’, por poner un ejemplo), pero lo que no me gusta que me engañen con un tráiler que promete y luego te la mete. Y eso sin unas flores, unos bombones o un “te invito a cenar, guapo”.

Porque en esencia, esta película, basada en una historia de Philip K. DIck es una historia romántica, que metaforiza sobre la obligatoriedad de seguir un camino marcado, la necesidad de sentir que hay un plan trazado para cada uno de nosotros y la imposición velada a no abandonarlo nunca.

Pero el señor Dick, que se hacía muy buenas preguntas, se lanzó a consultarnos a nosotros como lectores, que pasaría si alguien decidiese salirse de lo estipulado, de lo previsto. Que podría hacer a una persona sola, enfrentarse contra el sistema y escapar hacia la libertad. Esto en plena guerra fría, señores, ahí lo llevan. Un tipo que siempre se ha preocupado de buscar las cadenas invisibles que nos atan a los seres humanos y nuestra lucha filosófica contra ellas.

Luego se preguntan algunos, que de dónde sacan las ideas los hermanos Wachowski. Pues eso.

Sin embargo, la película de George Nolfi (porque es suya, él se la escribe, él se la dirige) traslada esa amenaza constante y velada de la mente del autor de fantástico, a un presente nada amenazante. El thiller que prometía el tráiler y que nuestra mente calenturienta nos llevó a esperar como un nuevo ‘Origen’, como otro ‘The game’ con el que disfrutar en tensión, se diluye en una historia cursi, blanda, mal orquestada y con tremendos agujeros en el guión que la permitan entretenernos en lugar de aburrirnos.

Como decíamos antes, el amor y la búsqueda insensata de él, enfrentándose a cualquier obstáculo que se ponga en el camino, es la verdadera trama argumental de un título que se digiere mal. Sobre todo cuando el director trata de aportar sus propias reglas filosóficas a las preguntas que todo el argumento lanza y que rara vez son bien respondidas.

A Matt Damon, que le da igual ocho que ochenta, le siente bien cualquier traje que le pongas, aunque para su desgracia, en esta película se acelera de revoluciones innecesariamente. Que esto no espionaje y tu ya no eres Bourne!

Él y Emily Blunt, aunque compañeros cómplices no pueden sacarle jugo a una historia pensada para que se tensionen y se rasguen en su búsqueda, en su huida. Huida de quién? De unos funcionarios con traje gris y ala ancha, salidos de un capítulo de Fringe y que dan menos aprensión que un niño armado con plastilina.
Me uno al clamor general, que parece que es lo único que ha conseguido unanimidad en la crítica. Terence Stamp se merece más minutos en pantalla. Más personajes para este señor, por favor. Y para mí una cervecita y unas gambas. Gracias.

Película: Destino oculto
Dirección: George Nolfi
Guión: George Nolfi; basado en el relato “Equipo de ajuste”, de Philip K. DickPaís: USA Año: 2011
Duración: 124 min Género:DramaInterpretación: Matt Damon (David Norris), Emily Blunt (Elise Sellas), Anthony Mackie (Harry), John Slattery (Richardson), Michael Kelly (Charlie Traynor), Terence Stamp (Thompson).

Producción: Chris Moore, Michael Hackett, George Nolfi y Bill Carraro

Música: Thomas Newman
Fotografía: John Toll

Distribuidora: Universal Pictures International España

Estreno en España: 4 Marzo 2011

Destino oculto

Chisco

desde Granada



¿Quiéres saber más de mí?
Todas mis entradas    |    Ficha de autor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *