Callejones escondidos en Amsterdam

Bienvenidos a la ciudad de los mercadillos y los canales. La ciudad de los Coffees y los museos. También de la lujuria y la experimentación. El punto de encuentro de media Europa y la ciudad donde por tópico y utópico que resulte decirlo, la libertad y la expresividad personal se tornan el pan nuestro de cada día. Es así.

En pocos sitios del mundo, tendrás la sensación de pasar desapercibido como en Amsterdam. Seguramente, a medio metro de ti, habrá un exponente aún más raro que tú de la naturaleza humana. Por mucho que te esfuerces…

Pero sobre todas esas cosas, A’dam es una ciudad para pasear, para recorrerla caminando. Da igual lo cool que resulte hacerse pasar por centroeuropeo, alquilando una bici o lo cómodo que seas como para atravesarla en tranvía. Si no la pateas no la conocerás y no la disfrutarás. Pocos núcleos urbanos resultan tan interesantes para el desfasado deleite de caminar por callejuelas escondidas o avenidas atestadas de vida local.

Habrá gente que os diga que todo lo interesante de la capital holandesa está en el centro. No les hagáis caso. Fuera del cinturón de canales tenéis el Museo de Van Gogh, el Vondelpark (comprobaréis que tenemos fijación con los parques), zonas de bares con gran ambiente en el Nuevo Sloten o si queréis ver como son los nuevos barrios de diseño, por debajo de Stadionbuurt. Sin embargo, es cierto que recorrer las pequeñas calles llenas de actividad que bordean los canales centrales, son la mejor manera de conocer el modo de vida amsterdamés.

En el Grachtengordel (cinturón de canales) encontraremos algunos de los mejores coffees de la ciudad, tres de los mercadillos más interesantes (Waterlooplein, Albert Cuyp y Noordermarkt) o el Museo Foam de fotografía (os lo recomendamos encarecidamente si coincidís con alguna de sus estupendas exposiciones temporales), pero vamos a ir más allá y os pedimos que os zambulláis en el interior del casco histórico.

[img_reflect_center src=”http://www.elninhonaranja.es/wp-content/uploads/amsterdam2.jpg” title=”Nnuestro Pot Spot, junto a la Facultad de Literatura”]

La recomendación pasa por que recorráis el canal de Oudezijds en dirección sur, porque será el camino perfecto para finalizar trayecto en nuestro Spot seleccionado. Llegaréis con facilidad a esta calle desde la Plaza Dam o desde la Estación Central, si seguís las indicaciones que os guíen hacia Oude Kerk. Dejando la iglesia a vuestra espalda, guiaros por los carteles del Bulldog, una parada recomendada en este trayecto, para encaminaros hacia la zona universitaria.

En el recorrido veréis unos canales más sencillos que en el anillo exterior, también menos opulentos, pero muy activos y dinámicos.

Terrazas de cafeterías donde desayunar se convierte en un placer de pastelería, librerías y ambiente bohemio.

Las grandes cristaleras de las casas holandesas, dejan ver en este barrio estudios creativos y el taller de algunos artesanos (sin llegar al nivel del Jordaan, esta zona es artística y joven, con menos turisteo y fumetas de fin de semana).

Cuando Oudezijds se cruza con Grimburgwal, coincidiendo en la curva del canal que hemos seguido con la Facultad de Literatura de la ciudad, llevaremos un rato descubriendo uno de los barrios de estudiantes y grupos de teatro. La opción será entrar en la Universidad (que no creemos que ninguno hayáis viajado a Amsterdam para apuntaros a un curso de verano) o torcer la esquina a la derecha en dirección a la Avenida Rokin. Pero atentos, que ya estáis llegando.

 

© NHN
Ampliar foto
© NHN

Seguramente os pase desapercibido nuestro sitio recomendado, pues la entrada la tendréis unos pocos metros después, en lo que se anticipa un callejón común y corriente pero que en realidad encierra un escondite perfecto para “ausentarse” de la ciudad, viviéndola más aún en su esencia. Se trata de un cruce de callejuelas donde se dan cita algunos cafés, una galería de arte, el Teatro de la Comedia y un pedacito del material con el que está construida esta ciudad: inocente sensación de privacidad a la vista de todo el mundo, ladrillos de enredadera verde y tejados altos en edificios donde vive gente alta. Aún así tendréis que agachar la cabeza para entrar en el angosto pasillo que es Gebed Zonder End.
 
 

Vic FS

desde Madrid



¿Quiéres saber más de mí?
Todas mis entradas    |    Ficha de autor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *