Donde Annie pone el ojo…

Como una de las cosas que más nos gusta del cine, son ciertas imágenes que provoca, instantáneas de promoción o puramente casuales que complementan aún más el mundo visual de la industria del celuloide. No sólo de películas vive el cinéfilo, fetichismos de cada uno en la taquilla de cada cual…

Annie Leibovitz es una de esas profesionales cuya sola mención de su nombre, hace temblar el suelo de la estancia en la que se la nombra. No es hacerle la pelota a una señora con la que nunca me cruzaré en el rellano de ningún videoclub de mi ciudad, por lo que el único motivo para hacer un comentario así es el haber disfrutado de sus fotografías una y otra vez sin que eso le reporte ningún añadido de más a su fama. Esta “vieja rockera” se ha ganado a pulso todos los honores que le caigan desde hace casi cuarenta años, pues lo suyo es hacer de la fotografía otro concepto de arte, que no tiene que ver con ninguna corriente experimental ni vanguardia que la haga destacar. Simplemente el realismo impactante de sus construcciones provocan precisamente ese efecto en los que la ven: un disparo en la retina… Y haciendo retratos, como si fuera un caricaturista del retiro.. Así de fácil…

Las portadas de Annie Leibovitz

Por que nos ha dado hoy por proyectarla de nuestra memoria a vuestros ojos lectores? Pues porque aunque su objetivo tuvo a tiro a todo tipo de personajes relevantes (desde los Rolling Stone que le hicieron debutar por la puerta grande, hasta Gorbachov, John Lennon o André Agassi), es con su trabajo dedicado al cine con el que nos quedamos, porque pocas veces se ven actores y actrices en poses tan interesantes, realistas o imaginativas de corte imposible.

Destacó durante 14 años, por “currarse” todos los meses de abril, una portada coral de estrellas en ebullición cuando colaboraba con la revista Vanity Fair, de la que os mostramos a continuación una captura de sus resultados.

Sí, si, este es el enlace a la foto. Pincha, no te cortes…

Pero saliéndose un poco de la propaganda comercial del Star System, su trabajo con miembros del sindicato de actores (no la organización que representa los derechos laborales de éstos, sino como colectivo gremial) en construcciones inverosímiles, son también de lo más recomendable. Ale, pellizco al baúl de los recuerdos, de los post olvidados.

Leibovitz

Vic FS

desde Madrid



¿Quiéres saber más de mí?
Todas mis entradas    |    Ficha de autor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *