Barcelona on my mind…

Barcelona es una ciudad que esconde miles de recovecos, en los que la cultura, el devenir cosmopolita de una urbe moderna y la tradición histórica, se dan la mano con el hábil efecto óptico que causa en cada visitante que la transita. Para cada uno, la mirada caleidoscópica de Barna es diferente, dependiendo de los ojos ante los que se muestra.

Los recorridos ocultos, los rincones más conocidos, las grandes avenidas y el acercamiento al mar, son algunos de los paseos habituales por la ciudad, transitados por millones de turistas cada año.

El Parque del Carmel, no de los pulmones de la ciudad

Sin embargo, en ese espíritu que persiguen los Pot Spot de nuestro blog, os queremos presentar una cara menos conocida, de la que es a día de hoy, la ciudad más reconocida de nuestro país en el extranjero.

El choque multicultural es enorme, sin embargo os invitamos a visitar uno de los barrios más auténticos de Barcelona, el Carmel. A priori, su denostado nombre parece hacerle poco recomendable, pero es un error de turista alemán. El barrio es antiguo, viejo y funcional. No esperéis encontrar monumentos o plazas pintorescas. Es lo que es, pero rezuma vida en su mirada contemplativa de la ciudad desde la ligera elevación en la que se asienta en ese pequeño valle que resulta la zona vista desde el norte de cara al mar.

Algunos hostales o modernillos Bed&Breakfast de la zona, os ayudarán a pernoctar de manera económica en la ciudad, pero no por ello sin ciertos lujos. Decoración de diseño y unas vistas incomparables. Si sólo decidís acercaros de visita, está perfectamente comunicado en autobús y es una buena parada si queréis conocer el Parque Güell.

Vista desde una azotea del Carmel
© NHN

Pero el rincón oculto de este barrio que os queremos mostrar, no es precisamente el citado jardín de Gaudí, que sería lo lógico por su proximidad. Sin duda el Parc Güell es una visita imprescindible si arriváis a la ciudad, con sus calles naturales y los vestigios del genial artista en cada esquina. Pero nosotros queremos recomendaros un camino secundario para llegar al mismo sitio. Bajando el Carrer del Sanctuari o en la parada 1449 si vais en autobús, se encuentra uno de los accesos al Parque del Carmel, la balconada verde a la ciudad de Barcelona del viejo barrio obrero, tranquilo, menos selecto (poco recomendable a ciertas horas, tampoco nos vayamos a pasar de Coroneles Tapioca) pero que permite hacer un recorrido diferente de camino al otro gran parque, hermanados y unidos, compartiendo caminos y ramas. Uno el recinto rico, el otro el reducto pobre.

Barcelona, vista desde el Parque del Carmel
© NHN


Barcelona, vista desde el Parque del Carmel
© Alex Guillemet


Barcelona, vista desde el Parque del Carmel
© J.P. Keskinen

 

Sin embargo, en sus curvas y revueltas, el camino nos irá ofreciendo diferentes vistas de la incombustible y vibrante Barcelona. En todo su esplendor y lista para ser fotografiada al gusto del consumidor. Se la ve humedecerse los labios, a la muy cabr@%#…
Disfrutar del entorno, mis pequeños hobbits…

Vic FS

desde Madrid



¿Quiéres saber más de mí?
Todas mis entradas    |    Ficha de autor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *